El consumo de alcohol es una de las mayores adicciones que existen en nuestra sociedad. Más de un millón de personas en España tienen problemas de alcoholismo. Si no fuera así, admitirlo sería muy sencillo. Sabemos que dejar el alcohol no es tan simple como proponérselo. También hay que hacerlo. Para ello hay que armarse de fuerza de voluntad, cambiar los hábitos hacia un estilo de vida más saludable, o incluso alejar de nuestro entorno aquellas compañías tóxicas relacionadas con las borracheras. La clave para dejar el alcohol está en reconocer que tienes un problema.

La sociedad, estigma del alcoholismo


La sociedad suele ser ese agente nocivo que nos introduce a las diferentes adicciones. El alcoholismo es una de las más peligrosas, pues se nos presenta como una forma de socializar muy aceptada y abierta. Sin embargo existe una delicada franja entre beber en situaciones puntuales y la necesidad de beber más y más hasta suponer una dependencia completamente fuera de nuestro control. El excesivo consumo de bebidas alcohólicas desemboca en el descontrol de nuestros actos y esto, a su vez, está mal visto por esa misma sociedad que nos permitió e incluso aplaudió beber.

El alcoholismo daña cualquier reputación. Por lo tanto no queremos ser señalados con el dedo. Rechazamos la evidencia, aunque nuestros familiares y amigos más cercanos nos adviertan de los síntomas del alcoholismo. Nos cegamos en cómo hemos cambiado con ellos y con nosotros mismos. Lo peor es que para detener esa frustración nos arrimamos más al alcohol y olvidar ese problema.

Por desgracia, en muchos casos no logramos admitir el problema con el alcohol hasta que vemos las consecuencias graves que ha creado. Qué es el alcoholismo sino una adicción creada por una sustancia química de este tipo de bebidas. La solución para dejar el alcohol comienza por entender que hemos caído en este tipo de adicciones.

No es malo reconocer que tenemos un problema. Lo peor es negarlo y seguir destrozando nuestra vida y la de quiénes nos rodean: pareja, hijos, padres, hermanos… Son aquellos quienes realmente más queremos y a quienes llegamos a acusar en nuestra deriva de que «son ellos los que han cambiado» o «si es que son aburridos».

Claves para admitir el alcoholismo


Sin duda, el primer paso para dejar el alcohol es admitir el problema. Somos impotentes ante su consumo excesivo y ello ha descolocado nuestra vida. Es bueno apartar cualquier trago, dejar que la cabeza vuelva a su estado de sobriedad y mirar a nuestro alrededor. ¿Qué ha pasado? ¿Qué ha cambiado? ¿Qué he perdido? ¿Cómo me veo? ¿Cómo me ven? Respondiéndote a todas estas preguntas te darás cuenta de que has tocado fondo. Ahora es el momento perfecto para empezar a ascender hacia una vida mejor hacia una vida sana para reencontrarte contigo mismo.

Una vez reconocidas nuestras adicciones, debemos perder el miedo. Dejar el alcohol es un proceso difícil, es cierto. Puede provocar ansiedad, sentirnos perdidos, creer que no somos nadie. El síndrome de abstinencia es algo natural en este tramo de nuestra vida. Pero hay que armarse de confianza en uno mismo y convencerte de que lo vas a conseguir. Comprométete con el programa de rehabilitación del alcohol, sigue una rutina saludable y diaria, piensa en todo lo que te espera una vez que dejes atrás esa puerta.

Otra forma de cómo dejar de tomar alcohol es valorando el consumo exagerado que has llevado. Cuenta las veces que has bebido, por ejemplo, en el último mes y lo que te ha costado. Parecerá una tontería pero anotando el número de ocasiones que nos ha dado por beber es una manera de ver la realidad. Uno de los síntomas del alcoholismo es creer que no bebemos tanto “como dicen”. Si realmente conocemos las veces que hemos caído en el alcohol nos va a ayudar a cruzarnos finalmente con la realidad.

Ser consecuente con lo que te espera


Admitir las adicciones con el alcohol podría parecer fácil después de lo que te hemos contado. Sabemos que no es así, y por eso queremos ayudarte. Es fundamental que pongas los pies en la tierra y vivas las consecuencias que el alcoholismo ha generado en tu vida, en tu casa, en tu trabajo. Habla con tu entorno, rodéate de quiénes te quieren y te apoyan. Márcate también unos límites, y sé consecuente de que si te los saltas habrá consecuencias negativas. De lo contrario, podrás sentirte orgulloso de dejar el alcohol.

MMS, centro de rehabilitación del alcohol


Mucho Mejor Sin es un programa definitivo que te ayudará a conocerte mejor y a manejar la situación por la que estás pasando, aportando las claves para que recuperes tu vida alejado del alcohol. Desde casa, la oficina o cualquier parte puedes conocer la experiencia de otros ex alcohólicos, aprender a que es mejor vivir sin alcohol, en definitiva, a dejar de beber.

¿Quieres Ayuda?

Contacta con nosotros