Durante el proceso de distanciamiento del alcohol tan importante es dejar de beber como de incorporar hábitos saludables. Es altamente recomendable establecer una nueva rutina que implique hacer ejercicio físico. No se trata sólo de que te veas bien por fuera, sino también por dentro. Tu organismo ha estado sufriendo los excesos del alcoholismo durante un tiempo, y ahora es momento de compensarlo con deporte. El fitness es una actividad perfecta para alcanzar el bienestar: «mens sana in corpore sano».

El fitness, contra la bebida


¿Por qué el fitness para pacientes con adicciones? Se trata de un conjunto de movimientos físicos, sean actividades programadas en el gimnasio como simplemente echar a caminar por el parque. En cualquiera de los casos contribuye a combatir diversas enfermedades, muchas de ellas relacionadas con las adicciones alcohólicas tales como la diabetes o enfermedades cardiovasculares (hipertensión, colesterol). Por supuesto, planta cara a los problemas de sobrepeso al mismo tiempo que reduce el estrés y la depresión, secuelas muy habituales del alcoholismo.

Una vez hayamos decidido dejar el alcohol, el fitness es una propuesta ideal que introducir en nuestra rutina. A través del ejercicio vamos a mejorar y mantener la forma física, y será a través de entrenamientos que trabajan todos los músculos del cuerpo a base de movimientos repetidos. Si aplicas esta serie de ejercicios con frecuencia, además de conseguir fuerza muscular y un equilibrio de la estructura corporal, de este modo también mejorarás tu autoestima.

¿Fitness y alcohol?


El objetivo del deporte persigue un beneficio equilibrado dentro y fuera de nuestro cuerpo. Conviene mantener unas pautas para que los logros conseguidos no se vengan abajo. Si eres una de aquellas personas que han decidido dejar el alcohol de manera progresiva en tu proceso de desintoxicación, debes tener cuidado a la hora de beber. La ingesta excesiva de productos alcohólicos puede ser contraproducente para la actividad física y la tonificación del cuerpo.

Si vas a beber, no entrenes ese mismo día. Pero todavía si has bebido, no entrenes tampoco. Puedes complementar la jornada de descanso con una alimentación más desahogada. De lo contrario, si practicas fitness y consecutivamente tomas alcohol, la síntesis de proteína va a disminuir y aumenta el nivel de estrés. Además debes considerar que las adicciones al alcohol favorecen la pérdida de masa muscular y ralentiza su recuperación, especialmente si practicando deporte has sufrido una lesión.

Fitness: primeros pasos


Un ejercicio básico no implica grandes sacrificios. Sin embargo sí que requiere de ciertas precauciones, sobre todo cuando hemos empezado a dejar el alcohol y vamos a incorporar nuevas rutinas en nuestro día a día. Si has decidido que el fitness sea una de esas nuevas prácticas, toma nota de los siguientes consejos antes de lanzarte.

  1. Asesórate por un entrenador personal, si te es posible. Nadie mejor que un experto para poder guiarte en tus primeros pasos en el fitness, que conozca bien del tema y te sepa decir qué ejercicios y con qué dinámica se pueden adaptar a tu estado físico inicial, especialmente si empiezas de cero. Sus consejos podrían evitarte lesiones. No lo veas como algo obligatorio, sino como una ayuda extra en tu tratamiento contra las adicciones. De hecho acabarás encontrando grandes satisfacciones, sobre todo cuando al terminar sientas fluir las endorfinas por tu cuerpo, con el estado placentero que acarrean.
  2. No te olvides del calentamiento y estiramientos. Es la preparación de cualquier deportista que se precie, antes de practicar ejercicio. Los músculos del cuerpo deben calentarse antes de poner en práctica actividades más intensas para evitar cualquier tirón o lesión.
  3. Empieza con ejercicios lentos, y sube el ritmo poco a poco según tu cuerpo se vaya acostumbrando y tome mayor resistencia. No comiences con actividades de alta intensidad. Ten en cuenta que tu cuerpo ha estado sometido a los efectos alcohólicos y puede encontrarse en un estado de cierta debilidad. Si acabas lleno de molestas agujetas, podrías desanimarte y no querer volver a hacer ejercicio.
  4. Iníciate con aquellos ejercicios que más te gusten. Si empiezas por los que te suponen más esfuerzos o que simplemente te desencantan, probablemente no le encuentres gusto al deporte. Prepárate con rutinas físicas con las que sientas comodidad.
  1. Entrena con tiempos cortos. Tus primeras sesiones de fitness no deben ser muy prolongadas. De la misma manera en que no debes practicar ejercicios bruscos, no debes someterte a una sesión física que se prolongue más de lo que puedas o debas soportar.

Sigue tu tratamiento contra el alcoholismo


No olvides que el ejercicio físico necesita práctica, coordinación, técnica y constancia. Todos los hábitos que introduzcas a tu proceso de desintoxicación van a requerir de estos mismos pasos. Recuerda que dejar el alcohol es posible, y Mucho Mejor Sin quiere seguir formando parte de ese proceso tan importante. Somos un innovador centro de rehabilitación del alcohol que de la mismo forma se adapta a tu tiempo.

¿Quieres Ayuda?

Contacta con nosotros