El alcoholismo y el envejecimiento prematuro a edades tempranas

El alcoholismo y el envejecimiento prematuro a edades tempranas

Cuando acudimos a una fiesta o cualquier celebración nos sentimos tentados por productos alcohólicos. Pensamos que su consumo en exceso vale la pena a pesar de la potencial resaca posterior. Y aunque se acabe pasando, se mantienen otros problemas. El alcoholismo genera graves desajustes en nuestro organismo, alguno de ellos en la piel. Sus secuelas en ella son permamentes, así que por más que ocultemos nuestras adicciones a los demás el deterioro de la piel nos delatará pues en la cara a veces se hace muy evidente. Éste es uno de los síntomas del alcohol más visibles, y que debemos prevenir ya que el abuso de la bebida genera una cantidad de enfermedades dermatológicas preocupantes.

Piel deshidratada


Este es uno de los síntomas del alcohol en la piel más conocidos. Esta situación se produce porque sus componentes inhiben la hormona antidiurética en tanto no se diluyan. Es por eso por lo que el consumo constante y abusivo del alcohol hace que la consecuencia sea más perjudicial. Y es que dicho bloqueo provoca la imperiosa necesidad de ir al baño y evacuar los fluidos hidratantes, sin tiempo a que éstos sean absorbidos por el cuerpo. Por lo tanto la piel no llega a nutrirse y se seca, de modo que no sólo aumenta el número de arrugas sino que además desencadena picores y eccemas.

No debemos olvidar que nuestro cuerpo está compuesto fundamentalmente de agua, y que consecuentemente debe estar hidratado de manera continúa en el tiempo. El problema es aún más serio en el caso de aquéllos que, por su código genético, sufren de piel seca. Los productos alcohólicos que más inciden en la deshidratación de la piel son los destilados tales como ron, whisky, vodka, ginebra o tequila. Éstos producen mayores efectos en las fibras de colágeno pues, al reducirse los niveles de oxígeno en la sangre, hacen que a piel pierda firmeza, brillo y elasticidad.

Brote de acné


Otro de los síntomas del alcoholismo en la piel son esos granos molestos que, aún siendo propios de la adolescencia, en este caso también puede generarse en edad más avanzada. El nivel excesivo de alcohol en el cuerpo provoca el desequilibrio de los azúcares con un consecuente impacto en el proceso hormonal. Además, genera acumulación de grasa en la piel que ya sabemos que es clave en la erupción del acné.

Si has sufrido alguna vez esta situación crónica ​inflamatoria, el alcance de los productos alcohólicos en tu piel puede ser aún mayor. Pero si en tu caso nunca tenido granos, tampoco debes despreocuparte. Esta enfermedad cutánea puede aparecer como resultado del daño hepático, ya que el hígado se ve forzado a trabajar el doble para poder liberar toxinas. Al brote de acné frecuentemente puede unírsele una piel opaca, mortecina, pálida y a veces con tono amarillento.

Reducción de vitamina A


A los efectos más conocidos a causa del alcoholismo hay que sumarle otros daños que no son menos importante, y más cuando hablamos de la disminución de nutrientes en nuestro organismo. A propósito de la vitamina A, el consumo abusivo provoca que se reduzca y, por tanto, nuestra piel se vea también afectada. No hay que olvidar que la vitamina A aporta y fortalece los tejidos blandos y óseos. Su carencia puede llevar a que éstos se desgasten a edad más temprana y envejezcamos prematuramente.

Piel rosácea


En otras ocasiones podemos ver personas a nuestro alrededor, en cualquier momento del día, con zonas de la piel enrojecidas. Ese cambio en la tonalidad de la piel está relacionado también con la bebida. Hemos hablado de que uno de los síntomas del alcohol es la alteración de la sangre. Los componentes alcohólicos producen la dilatación de los vasos sanguíneos, lo que hace que la sangre circule más cerca de la superficie cutánea. De esta forma, además de producir una sensación de calor tan desagradable, hace que la frente, la nariz, las mejillas y el mentón sean las partes del cuerpo que presentan mayores erupciones rojizas. Hay que tener cuidado porque esta situación puede llevar a que algunos vasos capilares del rostro se rompan.

Aumento de soriasis


Otra patología que puede estar directamente asociada es la soriasis. Esta es una de las situaciones más incómodas de la piel que influye sobre todo a nivel de imagen y belleza. Lo cierto es que ciertos estudios han demostrado que la mitad de quienes padecen de soriasis son consumidores habituales de alcohol. Además de las causas genéticas y exógenas, los malos hábitos y adicciones como el abuso de productos alcohólicos aseveran los síntomas de esta enfermedad y afectan negativamente en su tratamiento.

Celulitis y varices


La vasodilatación como uno de los síntomas del alcohol no sólo acentúa el acné. Provoca piel sin brillo, mortecina, enrojecimiento y a veces se complica con soriasis. También esta situación desencadena otras enfermedades como la celulitis, causada también por el daño en la microcirculación. Incluso el consumo de productos alcohólicos está relacionado con las venas varicosas, debido a los capilares dilatados que dejan esa huella desagradable en nuestra piel.

No te descuides


No hablamos únicamente de que tengas una buena imagen frente a ti en el espejo, cuestión vital para presentarnos en familia, trabajo y sociedad. El alcoholismo deja también secuelas dentro de nuestro cuerpo que no vemos, además de los trastornos psicológicos que te causan a ti y a tu entorno. No dejes que esta situación se prolongue en el tiempo y pide ayuda a Mucho Mejor Sin. Somos un innovador centro de rehabilitación del alcohol que te ofrece un tratamiento online para que pongas a prueba tu relación con la bebida. Si tienes dudas, escríbenos sin problema.

¿Quieres Ayuda?

Contacta con nosotros

Ser constante, una cualidad contra el alcoholismo y útil para la vida

Ser constante, una cualidad contra el alcoholismo y útil para la vida

Afrontar una de las adicciones más crónicas y perniciosas como es el alcoholismo no es tarea fácil. El primer paso es hacerse una autoevaluación, ver en qué ha cambiado tu vida, por qué se ha trastornado y tomar la firme decisión de cambiar esas cosas que ya no queremos con nosotros. La decisión de dejar el alcohol es la hazaña más importante de todo ese proceso, pero no es la única. Para salir del agujero profundo y oscuro de las adicciones se necesitan cualidades, buena terapia como la nuestra en MMS o rodearse de buenas compañías, sin olvidarse quizás de la más esencial: la constancia.

Lamentablemente no existe una fórmula mágica para dejar el alcohol inmediatamente sin pasar situaciones desagradables derivadas del síndrome de abstinencia. Este será mayor cuanto más tiempo hayas estado dependiendo del alcohol. Por eso conviene dejar de beber lo antes posible, para que sus síntomas sean menores y el camino de salida sea haga menos duro. Y cuánto más pronto lo alejes de ti, el resto de la rehabilitación se hará mucho más sencilla y llevadera.

Claves contra el alcohol


Una vez hayas dado ese importante paso, el de decidir dejar el alcohol y apartarlo de tu vida, debes tener en cuenta ciertas claves. Contra el alcoholismo no hay nada mejor que la autoestima. La carencia de afecto por uno mismo se encuentra entre las causas del alcoholismo más habituales. No hay nada mejor que aceptarse tal y como eres, y con esta actitud ante la vida podrás dejar el alcohol mucho más pronto. Eso, unido al autocontrol y a la empatía, podrás manejar la situación con apenas esfuerzo.

Junto a estas cualidades contra el alcoholismo, existe otra que consideramos también muy básica. Se trata de la constancia. La Real Academia de la Lengua Española la define como la “firmeza y perseverancia del ánimo en las resoluciones y en los propósitos”. Ten en cuenta que debes mantener una convicción continua de que dejar el alcohol es la mejor decisión de tu vida. Siempre que mantengas esa idea y no caigas en la duda, ten por garantizado que nunca volverás a dar un paso atrás.

La teoría del iceberg


Ser constante frente a adicciones como el alcoholismo te harán más fuerte a las tentaciones. Si te sientes perdido y no sabes por dónde empezar, toma nota de algunas reglas sobre la constancia. En primer lugar, ten paciencia. Dejar el alcohol y sus problemas atrás es una gran meta que no se consigue en un sólo día. Plantéate que ese objetivo va a ser la punta de un iceberg, que es lo que tú quieres ver y mostrar con orgullo a todo tu entorno social pero sobre todo a ti mismo.

Pero como cualquier iceberg, no se forma de la noche a la mañana. Debajo de esa punta hay todo una base mucho más grande y sólida. Esa imagen refleja toda tu dedicación y esfuerzo constante por salir hacia delante y vencer los síntomas del alcoholismo. Si escalas esa base con tesón, ten por seguro que tarde o temprano alcanzarás la superficie y conseguirás tu meta.

Podrán pasar días, semanas, meses para una rehabilitación del alcoholismo completa. Agarrarse a los plazos fijos es un gran enemigo en tu proceso de recuperación. Lo primordial es que te convenzas ante todo de que lo vas a conseguir, sin importar cuánto tiempo te lleve. Para ello no debes permitirte parar en tu empeño ni un solo segundo, sin mirar atrás. Concéntrate en el programa que has adoptado en tu rehabilitación del alcohol. Ser inasequible al desaliento es primordial para recuperar todo aquello importante de tu vida que has dejado de disfrutar, padres, hermanos, pareja e incluso hijos.

Toma hábitos


Otra de las claves de ser constantes contra adicciones como el alcoholismo es adoptar hábitos saludables. Si quieres que los resultados sean para siempre, los hábitos han de ser también para siempre. Seguramente cueste adaptarse a ellos al principio. Es natural. Vas a cambiar tu modelo de vida por otro al que no estás acostumbrado. Pero piensa que los resultados van a ser tu mayor éxito para dejar el alcohol.

Uno de los hábitos más recomendados por los profesionales es la actividad física. No nos referimos únicamente al deporte, que también. Ponerte en forma es una de los prácticas más saludables que existen. Sin embargo hay otras alternativas si de primeras te cuesta empezar con grandes esfuerzos físicos. Nos referimos a actividades de la rutina diaria como las tareas del hogar, ir a comprar, llevar a los hijos al colegio… Se trata también de actividades que implican movimiento y sobre todo responsabilidad que te van a mantener la cabeza ocupada, lejos del alcoholismo.

Existen otros hábitos con los que ser constantes si quieres dejar de beber alcohol. Por ejemplo, apúntate a hacer senderismo, pilates, ir de excursión, aeróbic o bien practica técnicas de relajación. Si además estas actividades las realizas en grupo, mucho mejor. Las buenas compañías cambian nuestra perspectiva de la vida y nos influyen en el ánimo. Una grata conversación, una sesión de cine, una tarde de juegos de mesa… Cualquier alternativa similar es perfecta para los pacientes alcohólicos.

Ser perseverante es un ciclo cerrado cuyos resultados contra el alcoholismo puedes comprobarlos poco a poco. Si practicas deporte, toma nota de sus efectos. Acude a la báscula una vez por semana, o realízate un análisis sanguíneo cada año para ver que tu cuerpo está respondiendo perfectamente. Estas acciones te demostrarán, sin lugar a dudas, que ser constante es una gran arma contra el alcoholismo.

Apúntate a terapia


Durante tu proceso de recuperación son también importantes las terapias. MMS es un centro de rehabilitación del alcohol. Es más, es la única clínica de rehabilitación que entra en tu casa y que se adapta a tus necesidades, a tu horario, a tu vida, vivas donde vivas, porque no siempre se dispone del tiempo o se vive en lugares de fácil acceso a terapeutas de calidad.

¿Quieres Ayuda?

Contacta con nosotros

Seis alimentos para dejar el alcohol atrás

Seis alimentos para dejar el alcohol atrás

Llevar una vida saludable es el mejor remedio para vivir apartados del alcohol. La actividad física va a ayudar a calmar ese estado de ansiedad que a menudo nos inducía el alcoholismo. Llevar una dieta rica y equilibrada también es fundamental para dejar el alcohol atrás. Debemos ser constantes no sólo con huir del alcohol sino también con llevar unos hábitos sanos. Por eso hay que saber cuáles son los mejores alimentos para combatir el alcoholismo.

Las comidas son un gran sustituto del alcohol en nuestro organismo. Prácticamente no hay alimentos prescritos en un programa de rehabitilitación del alcohol. Aunque sí debemos cuidarnos de aquellos más dañinos para el hígado, teniendo en cuenta que es el órgano más sufrido por el alcoholismo. Nos referimos a los alimentos altos en grasa, sal o azúcar. También es recomendable desechar las bebidas energéticas, la salsa de soja o determinados quesos.

Los excesos del alcohol han dañado nuestro organismo, y lo mejor que podemos hacer para poder regenerarlo es tomar alimentos preferiblemente verdes, sean verduras o frutas. Otro consejo esencial es tomar cinco comidas al día. Por lo general es una regla básica, estemos bajo tratamientos alcohólicos o no. En nuestro caso es algo que se excusa además porque conviene evitar la sensación de tener el estómago vacío.

Hay que recordar que durante nuestra fase de alcohólicos consumíamos menos comida ya que la bebida, por su alto aporte calórico, nos llenaba en estómago (aún sin aportarnos nutrientes) y nos remitía el hambre. En cambio, cuando nos tomamos como meta dejar el alcohol hay que sustituirlo también en nuestro cuerpo. Es preferible no andar con apetito para no sucumbir a la tentación. O al menos tener cerca alimentos apetitosos pero también saludables.

Vitaminas A


Los alimentos ricos en vitaminas A ayudarán a eliminar los restos de alcohol en nuestro organismo. Es básico introducir en nuestras comidas este aporte, especialmente durante nuestra primera fase tras dejar el alcohol. De esta manera es aconsejable llenar nuestra despensa de zanahorias, espárragos, puerros o berros. Hazte una buena crema de verduras o un potaje.

Vitaminas B


El alcoholismo hace que se reduzcan los niveles de vitamina B en nuestra sangre. Es importante restablecer esas cantidades saludables incluyendo en nuestra dieta alimentos ricos en vitamina B. Algunos de ellos son la avena (perfectos para el desayuno), las espinacas (salteadas están riquísimas) o los frutos secos (como snacks son ideales).

Vitaminas C


Por su parte, los alimentos ricos en vitaminas C contribuyen a que el alcohol se metabolice en el organismo. Las espinacas también incluyen este tipo de nutriente, lo que las convierten en uno de los alimentos más completos en nuestro proceso de rehablitación del alcohol. Otros productos que contienen vitamina C son los cítricos (zumo de naranja como bebida, limón como aderezo o pomelo como fruta son algunas de las opciones más completas), el kiwi o vegetales como el apio.

Antioxidantes


Todos los complejos vitamínicos que acabamos de ver también forman parte de la familia de alimentos antioxidantes. Sus propiedades estimulan la bilis y estimulan la regeneración del hígado, dañado por los síntomas del alcohol. Gracias a su acción antiviral, este órgano ayuda a prevenir enfermedades relacionadas como el cáncer o la cirrosis. Alimentos antioxidantes contra el alcoholismo son el té verde, las alcachofas, el ajo o el jengibre. También puedes darte el gusto e incluir la canela o el chocolate negro en tus comidas, pues son también deliciosos antioxidantes.

Hidratos de carbono


Uno de los efectos del alcohol en nuestro organismo es que el hígado es incapaz de metabolizar las grasas. Por este motivo debemos, una vez hayamos decidido tomarnos en serio el programa de rehabilitación del alcohol, incluir en nuestra dieta los carbohidratos. Son perfectos sustitutos de aquellos alimentos altos en grasa, además de ser ricos en fibra y filonutrientes. Contamos con numerosos alimentos para dejar el alcohol atrás. Toma nota de estos: uvas, aguacates, calabazas, lentejas, garbanzos, patatas, arroces, avenas…

Minerales


Así como las vitaminas, los alimentos ricos en minerales contribuyen a mejorar nuestro organismo, tanto para el fortalecimiento de los huesos como para la regulación del ritmo cardíaco. La falta de minerales es otro de los síntomas del alcoholismo que hay que resolver. De esta forma incorpora a tu dieta alimentos altos en calcio (brócoli, almendras, salmón, legumbres secas), en magnesio (albaricoque, cereales), en fósforo (leche, pan integral), en potasio (plátanos, moras), en azufre (cebolla, ajo), en cloro (lechuga, aceitunas, centeno) o en sodio (galletas, huevos).

Más consejos


Cualquier otra recomendación es imprescindible para dejar el alcoholismo atrás. MMS tiene preparado para ti un programa online de rehabilitación del alcohol. Contarás con todo nuestro apoyo para que dejar de beber sea la próxima meta que consigas.

¿Quieres Ayuda?

Contacta con nosotros

El tratamiento del alcoholismo me devolvió mis valores

STORY 3 | Alfonso: El tratamiento del alcoholismo me devolvió mis valores

Las adicciones como el alcohol a menudo no vienen solas. Las cargas familiares, el fracaso en los estudios, las malas compañías… Son causas del alcoholismo que tienen un mayor trasfondo que beber por puro placer. Alfonso acudió a Santiago Rotaeche con este cuadro psicológico. Había caído en un abismo sin fondo del que no podía salir solo, y pidió su ayuda. En la actualidad nuestro paciente disfruta de una vida plena tras dejar el alcohol. Pero para llegar a ese punto ha tenido que pasar por una dura evolución.

La máscara del alcohol


Nuestro paciente se sintió durante mucho tiempo maniatado por la bebida. Dejó de tener los pies en el suelo, de modo que cada vez que tomaba una copa emprendía el vuelo hacia un mundo de fantasías. Así fue como iba creándose una serie de expectativas que realmente eran locuras. Llegó un momento que ya no necesitaba de nadie que le acompañara en sus adicciones, de tal manera que se fue aislando.

El alcoholismo afectó bastante a su vida personal y profesional. Sin embargo Juan Carlos quería maquillar este problema y no se le ocurrió otra solución que seguir bebiendo. Sentía la necesidad de tomar alcohol antes incluso de ir al trabajo. Sin los efectos alcohólicos sabía que sus compañeros se darían cuenta de su síndrome de abstinencia, y no quería que le vieran temblar y pasarlo mal.

La mayor parte de nuestros pacientes acuden a nuestro centro de rehabilitación del alcohol con una adicción que comenzó en la adolescencia. Alfonso tampoco esperó a la mayoría de edad para entregarse de lleno a los hábitos alcohólicos. A pesar de darse cuenta pronto del problema, lejos de plantearse dejar el alcohol, abrió sus brazos a las adicciones. No quiso dejar de beber porque creía que el alcohol le aportaba todo lo que quería en ese momento. Y sin embargo cayó en una contradicción, la de llevar una doble vida.

Alfonso abandonó sus estudios universitarios sin que sus padres lo supieran. Les mintió hasta el punto de contarles que se había cambiado al turno de clases por la tarde, cuando en realidad iba con sus amigos a beber o a perder el tiempo en las salas recreativas. Construyó un mundo irreal durante mucho tiempo, porque hasta sus treinta años aún se esforzaba en disimular esa vida.

Nuestro paciente solía estar atento al reloj para calcular la hora en que debía llegar a casa sin levantar sospechas. A veces se sentía angustiado por situaciones de riesgo en las que su gran mentira estaba a punto de ser descubierta, como cuando se reunían personas conocedoras de sus adicciones con aquellas que lo ignoraban. Finalmente, Alfonso pudo mantener en secreto esa relación con el alcohol que le acabaría costando muchos disgustos.

Causas del alcoholismo


Como hemos comentado al principio de este artículo, muchos de los motivos que conducen al consumo abusivo del alcohol son de carácter emocional. En el caso de nuestro paciente, su origen se encuentra en la escasa afección familiar. Alfonso no tiene reparos en decir que jamás recibió cariño de sus padres, ni siquiera durante la infancia. Tal es el rencor que esta circunstancia ha generado en él que confiesa que, si les podía hacer la vida imposible durante su época de alcohólico, lo hacía sin remordimientos. Esa actitud agresiva es otro de los habituales síntomas del alcoholismo.

Tampoco ayuda el entorno social, más allá de la puerta de casa. Nuestro paciente sustituyó las aulas por las discotecas. La vida nocturna no fue únicamente otra de sus adicciones, sino que también la convirtió en su estilo de vida. Alfonso trabajó en varios locales de la noche como relaciones públicas. Ganaba dinero, se creaba una apretada lista de contactos, conocía a muchas chicas y, por supuesto, tenía acceso ilimitado a los productos alcohólicos. Había entrado en una espiral de adicciones que le tenía atrapado y engañado.

El daño es también propio


La situación crítica a la que había llegado nuestro paciente fue tal que poco a poco fue quitándose la venda. Hoy en día es consciente de que el alcoholismo le afectó en todas las facetas de su vida, llegando a perder muchas cosas por el camino. Entre ellas, su matrimonio. Lejos de que una relación sólida de pareja por fin le aportase estabilidad, Alfonso continuaba anteponiendo el alcohol a la familia que había creado y puso en peligro a sus propios hijos.

Nuestro paciente comenzó a verse en un espejo y no le resultaba agradable aquel fantasma en el que se había convertido. Se había dejado arrastrar tanto por los síntomas del alcoholismo que “pensaba que no era una persona digna de ser querida por nadie”. Con el tiempo, Alfonso se dio cuenta de que llevaba sobre las espaldas un profundo problema que llevaba a todas partes, incluso en los ¡diecisiete! trabajos que llegó a tener y perder.

El paso de dejar el alcohol


Las adicciones le condujeron a tocar fondo. No le resultaba suficiente saber que tenía un grave problema. Su clave para dejar el alcohol era plantarse cara a sí mismo y decidir con firmeza que debía hacerse cargo de él. Es el paso previo antes de pedir ayuda, para la cual se armó de mucho valor. Se dejó guiar por nuestros terapeutas para afrontar el alcoholismo y en la actualidad puede decir que esto le ha cambiado su vida por completo. En la abstinencia “aprendes a vivir de otra forma, entendiendo que era lo que te pasaba”.

Alfonso lleva cuatro años alejado del alcoholismo, con la gran satisfacción de tener la cabeza bien alta. Desde entonces puede estar orgulloso de todo lo que hace, de poder respetar sus propios valores y convertirse así en un ejemplo para otros alcohólicos y también para aquellas personas que son muy importantes para él. De una nula relación con su hermana ha procurado restablecer los lazos poco a poco. Aunque lleva una rutina como la de cualquier otro, asume esos conflictos diarios tal y como vienen, sin utilizarlos como excusa para consumir alcohol.

El tratamiento sigue en MMS


El proceso de Alfonso para dejar el alcohol no se detiene ahí. El tratamiento debe ser constante para no volver a caer en la tentación de las adicciones. Igual que le estamos ayudando, en Mucho Mejor Sin también te tendemos ese apoyo que necesitas para decir “basta” al alcoholismo. Somos un centro de rehabilitación del alcohol con presencia online, que se ajusta a tu horario.

¿Quieres Ayuda?

Contacta con nosotros

Dejar de beber hizo que recuperara a mi familia

STORY 2 | SONIA: Dejar de beber hizo que recuperara a mi familia

El alcoholismo es una de las adicciones que arrebata las mejores cosas de la vida. Muchos se apoyan en este tipo de bebidas para conseguir olvidarse de sus problemas, cuando en realidad los aumenta y crea conflictos nuevos y mucho peores.

Es el caso de Sonia, una ex alcohólica que ha logrado dar la espalda al alcohol y ha recuperado todo aquello que perdió. Aunque confiesa que su proceso de rehabilitación fue difícil, no puede estar más orgullosa de su mayor logro: volver a tener una familia.

Todo comienza con una copa


Nuestro paciente se sintió durante mucho tiempo maniatado por la bebida. Dejó de tener los pies en el suelo, de modo que cada vez que tomaba una copa emprendía el vuelo hacia un mundo de fantasías. Así fue como iba creándose una serie de expectativas que realmente eran locuras. Llegó un momento que ya no necesitaba de nadie que le acompañara en sus adicciones, de tal manera que se fue aislando.

A veces los problemas con el alcoholismo no comienzan de la noche a la mañana. Muchos alcohólicos incorporaron la bebida a su rutina diaria de manera progresiva, casi sin darse cuenta. Un trago de manera puntual, durante los fines de semana, en las grandes celebraciones, con los compañeros después del trabajo, puede abrir la puerta al alcoholismo. Puede parecer un hábito inofensivo, pero hay una delgada frontera entre la costumbre y la adicción.

Así es como comenzó el desagradable viaje de Sonia hacia el abismo de los productos alcohólicos, poco a poco. Su consumo se volvió más descontrolado cuando conoció a su ex marido, con quien compartía esta afición tan equivocada. Recordemos que las malas compañías son una de las causas del alcoholismo. El problema fue aún mayor cuando nuestra paciente ya no podía esperar a beber con su pareja y siguió entregándose a la bebida ella sola.

Como hemos dicho, hay que tomar en consideración cuando convertimos las bebidas alcohólicas de algo puntual a algo imprescindible en nuestra vida. Sonia dio ese paso extremo incorporando la rutina del alcoholismo en su jornada laboral. A media mañana bajaba al bar a tomarse unos vinos. Hoy en día no tiene reparos en contar que volvía a su puesto de trabajo en estado de ebriedad. Su relación diaria con el alcohol no acababa ahí. Antes de volver a casa pasaba por el supermercado a comprar más productos alcohólicos.

Un callejón ¿sin salida?


Así fue la desencaminada progresión de Sonia durante los primeros diez años con el alcoholismo. Durante ese tiempo no se había dado cuenta de sus adicciones con la bebida. Cuando empezó a ser consciente, con 28 años, ya era tarde. Sin embargo le costaba dar marcha atrás y recuperar la vida ordenada que tenía antes de comenzar a beber. Es más, esta situación empeoró cuando se divorció de su marido y entró en una espiral de difícil salida de pura autodestrucción.

Nuestra paciente quizás fue la última en darse cuenta de sus adicciones, y aún así no era una cuestión que quería abordar de frente con su familia. Todo lo contrario. A pesar de que su problema con el alcoholismo era obvio, al principio quiso mantener a los suyos al margen y disimularlo. El aislamiento es una medida bastante desacertada, ya que para dejar el alcohol es esencial contar con el apoyo de las personas más cercanas. En cambio, Sonia finalmente hizo partícipe de su caída en picado a su entorno familiar.

Uno de los peores momentos que puede recordar Sonia durante su etapa como alcohólica fue uno de los cumpleaños de su madre. Tuvieron que echarla de la fiesta porque la bebida le afectaba de tal manera que su personalidad se transformaba. Nuestro testimonio revive situaciones en las que montaba espectáculos innecesarios por culpa de estas adicciones. Los efectos del alcohol le trastornaban y se volvía agresiva. “Me metía con la gente y a fastidiar todo”, confiesa. “La bebida me transformó en una persona que no soy yo”.

Pérdida de amistades y del trabajo


Antes de volverse alcohólica, Sonia recuerda llevar una vida muy social. Tenía mucha gente con la que salir. No obstante el agujero en el que se fue metiendo hizo que perdiera sus amistades. No querían invitarla más a sus reuniones por temor a que volviera a tener un comportamiento inadecuado. Y es que nuestra paciente cuenta que antes de terminar la cena ya estaba borracha.

El trabajo fue otra de las grandes pérdidas provocadas directamente por el alcoholismo. Sonia trabaja para una empresa familiar. Cuando su relación con los productos alcohólicos fue a más, bebía tanto que regresaba a su casa a diario en estado de ebriedad. De este modo comenzó a faltar hasta ausentarse la mitad del tiempo. Como otros alcohólicos, se intentaba disculpar con excusas absurdas que sus jefes realmente no se creían. Finalmente fue despedida. “Era peor tenerme que no tenerme”.

Dejar el alcohol, la gran decisión


Aún siendo consciente de sus adicciones, Sonia se proponía constantemente dejar de beber por su cuenta. Sin embargo no fue hasta que pidió ayuda cuando pudo dar el paso definitivo. Nuestra paciente tardó quince años más en tomar la firme decisión y recuperarse de sus adicciones. De esta forma depositó su confianza en el método de Santi Rotaeche y progresivamente ha abandonado el alcoholismo y ha recuperado su trabajo y a su hijo, de quien vuelve a ser responsable. Incluso su propio hijo consideraba que hasta entonces no tenía madre, pues ni siquiera Sonia se ocupaba de él o iba a las reuniones del colegio.

Ponerse en mano de especialistas es la clave


Si te sientes identificado con Sonia, no dejes pasar el tiempo y decide ya dejar el alcohol. Como ella, ponte en manos de Santiago Rotaeche quien podrá guiarte hacia una vida mejor. Mucho Mejor Sin es un método alternativo al centro de rehabilitación del alcohol tradicional que va a ayudarte a recuperar todas aquellas cosas que perdiste a causa del alcoholismo. No tengas dudas y ponte en contacto con MMS.

¿Quieres Ayuda?

Contacta con nosotros

El alcoholismo fue la gran mentira de mi vida

Story 1 | Jaime: El alcoholismo fue la gran mentira de mi vida

Jaime fue uno de esos pacientes alcohólicos que vivió la gran mentira de su vida. De esto se dio cuenta una vez pasó por el proceso de rehabilitación. Una vez que recibió la ayuda que necesitaba, nuestro testimonio tomó las riendas de sus actos.

Valoró lo que necesitaba y lo que no necesitaba en su entorno, y escogió dejar el alcoholismo y las malas compañías. Fue entonces cuando se quitó la venda de los ojos y se dio cuenta que dejar el alcohol fue una de las mejores decisiones que jamás había tomado.

Frágil adolescencia


La adolescencia es esa etapa de la vida más susceptible a caer en la trampa de las adicciones. Estamos en un ciclo en el que deseamos experimentar cosas nuevas, demostrar que somos los reyes de nuestra generación. Por este motivo no hacemos tanto caso a los padres como sí a nuestro círculo de amigos. Nos dejamos llevar por lo que ellos hagan o digan, que es mucho más “guay” que seguir los consejos paternos. En esta situación se encontró Jaime cuando comenzó su problema con el alcoholismo.

Fue durante su adolescencia cuando empezó a coquetear con este tipo de adicciones. Hasta conocer el alcohol había llevado una vida plena. Él mismo se dio cuenta cuando comprobó que su rendimiento académico estaba cayendo. Esta situación puso por primera vez a Jaime en estado de alarma, y empezó a ser consciente de que beber alcohol tenía consecuencias. Sin embargo las adicciones lo habían atrapado de tal manera que, aún cuando tomaba un trago diciéndose que sería la última vez, a los pocos minutos volvía a caer.

Consecuencias familiares y profesionales


Los pacientes alcohólicos no son los únicos que sufren las consecuencias. La familia, los que más nos quieren, también se ve arrastrada por culpa de nuestro propio problema con el alcoholismo. Jaime confiesa su dura relación con ellos. En efecto, su comunicación era a base de gritos. Y es que cualquier contradicción prendía la llama. Esto desencadenaba en él reacciones violentas como una equivocada forma de defensa.

La difícil convivencia en casa no era el único conflicto familiar. El alcoholismo empujó a Jaime a robar a sus padres, e incluso a mentir sobre su graduación universitaria. Nunca pudo recuperar el buen expediente académico, de tal forma que jamás llegó a acabar la carrera aunque le hizo ver a sus padres lo contrario. Pensó que no era lo bastante fuerte como para dejar el alcohol y ese círculo vicioso le empujó a crearse un personaje inexistente. El alcohol le camufló como alguien simpático y divertido, cuando desde la óptica de la sobriedad realmente se consideraba así mismo una persona miserable.

Los únicos placeres del alcoholismo duraban un minuto”, confiesa Jaime. Y después de ese minuto, ¿qué? ¿En qué invertir el resto del tiempo? ¿Cómo ganarse la vida? Pasados los años la relación con el alcohol también incidió gravemente en el plano profesional. Si nuestro testimonio no fue capaz de lidiar con sus conflictos familiares, menos pudo plantarle cara al trabajo. Jaime cuenta que nunca llegó a mantener un puesto más allá del año. Tuvo varios trabajos pero su falta de responsabilidad hizo que no los conservara. A menudo se quedaba dormido y llegaba tarde, cuando no se inventaba cualquier excusa ridícula.

Malas compañías


El alcoholismo y un entorno conflictivo suelen ir habitualmente de la mano. Jaime se rodeaba de gente como él, esclavos de los productos alcohólicos. De hecho calcula que alrededor del 80% de su entorno también compartía las mismas adicciones. Lejos de apoyarse mutuamente para salir del agujero se animaban a seguir bebiendo, riéndose de sus efectos, retroalimentando esa vida fantasmagórica a la que les conducía el alcoholismo. Esta situación se endurecía por la extraña vida nocturna, el cuantioso tiempo que pasaban juntos, o los mismos argumentos y mentiras que no hacían más que potenciar el consumo excesivo.

“Quiero cambiar”


No fue hasta dieciséis años después de empezar a beber cuando Jaime pidió ayuda por primera vez a Santiago Rotaeche. Su vida se estaba volviendo insostenible y alguien consiguió que se diera cuenta de ello. A partir de entonces comenzó a verse en el espejo tal cual era, cómo el alcoholismo le había cambiado. Se reflejó como una persona sin dignidad y se avergonzaba de ello. De esa figura oscura tan sólo queda hoy una fotografía de todo aquello que no quiere volver a ser.

A partir de entonces comenzó su proceso de rehabilitación, empezando por dejar el alcohol y cambiar su entorno social. Dejó de ir a bares, restaurantes, discotecas y se rodeó de gente que le podía hacer bien. Jaime no tiene reparos en decir que reordenar su vida fue en un principio muy duro, pero que el resultado no puede ser más satisfactorio. Hoy en día es consciente de todo lo que hace y, aún confesando que tiene los problemas de cualquier otro, se siente responsable de ellos.

MMS, tu ayuda


Testimonios como el de Jaime nos demuestran que es posible luchar por una vida mejor. Como él, tú también puedes recibir la ayuda que necesitas para darte cuenta de que dejar el alcohol es la única alternativa para cerrar ese ciclo que sólo te ha traído cosas negativas. Mucho Mejor Sin se convierte en ese apoyo esencial, a través de su programa online. Nuestro centro de rehabilitación del alcohol te brinda una oportunidad como la que ha conseguido Jaime. No esperes más y contáctanos.

¿Quieres Ayuda?

Contacta con nosotros

¿El alcohol provoca insomnio? Seis técnicas para dormir mejor

¿El alcohol provoca insomnio? Seis técnicas para dormir mejor

Muchos caen en el error de que tomar alcohol ayuda a dormir. Sin embargo uno de los síntomas del alcoholismo es precisamente no poder descansar bien. Si bien es cierto que las bebidas alcohólicas reducen el tiempo de quedarnos dormidos y producen un sueño muy profundo, el resultado final no es igual de satisfactorio. Dejar el alcohol permite un descanso reparador. Pero existen también otras técnicas para dormir mejor.

El alcoholismo, así como otras adicciones como el tabaco o el café, evita que tengamos un sueño prolongado. Lo mejor es alejarse de todas estos hábitos y despejar la mente al final del día. Existen técnicas para dormir mejor sin necesidad de echar mano a la bebida. De hecho si las pones en práctica y eres constante con ellas, comprobarás que dejar el alcohol es aún mucho más sencillo.

Dejar de beber, el primer paso


El insomnio es uno de los males aparejados al alcoholismo. Y es que el consumo antes de irnos a dormir hace que tengamos mal sueño en la segunda mitad de la noche, especialmente cuando el alcoholismo se ha convertido en una de nuestras adicciones habituales. Perdemos así las horas necesarias de sueño, así como la calidad del descanso. No dejes que su efecto neurodepresor te engañe. No es como tomar una pastilla. Si tienes mal sueño, empieza por dar unas vacaciones al alcohol y ya verás que pronto recuperas ese merecido descanso.

Practica deporte regularmente


Una vida sedentaria es el otro gran enemigo del descanso de calidad. Una de las principales técnicas para el descanso es saltar del sofá y ponerse en movimiento. Empieza por caminar treinta minutos al día. Cuando tu cuerpo se habitúe te pedirá más ejercicio. Pero no practiques deporte poco antes de irte a dormir. Pon de margen tres horas, o bien anótalo entre tus quehaceres matutinos. En cualquier caso, propóntelo como una actividad frecuente ya que libera endorfinas y serotonina.

Toma cenas ligeras


Otra técnica que ayuda a dormir mejor es no darse una comida copiosa antes de acostarse, ya que el sistema digestivo puede provocarte insomnio. Y es que una cena pesada hace que el estómago trabaje más de lo que debería en esas horas de descanso. Ponte también unas tres horas de espacio entre la cena y la la hora de apagar la luz. Intenta que la comida sea ligera, que puedas digerirla más rápido.

Controla tu siesta


Uno de los mayores placeres de la vida es echarse la siesta a mitad del día, después de comer. Es un método reparador, especialmente si tenemos un día largo por delante. Sin embargo no debemos abusar de ella. Una siesta larga acorta nuestro tiempo de descanso por la noche. Una de las mejores técnicas para dormir mejor es que la siesta sea corta, aproximadamente de unos treinta minutos, y que sea antes de las cinco de la tarde.

Cuida tu entorno


Es importante cuidar el lugar donde vamos a pasar esas horas de descanso. Ten en cuenta que es ahí donde pasamos cuanto menos una tercera parte del día. Es esencial contar con una habitación oscura, que esté bien ventilada y con una temperatura moderada y acorde con la época del año. Si queremos ir más allá, necesitaremos que el cuarto incluso esté bien ordenado. Esta imagen aumenta esa sensación de paz y bienestar que necesitaremos para dormir mejor.

Rutinas que para favorecer el sueño


Es importante que te dediques a unos momentos relajantes antes de irte a dormir. Baja la luz, ponte música tranquila, date un baño estimulante, lee un buen libro, toma una infusión… Son algunas de las técnicas para dormir mejor que mejor funcionan. Por el contrario, evita las situaciones estresantes porque estas crean cortisol y hace que la cabeza entre en estado de alerta. Debes despejar tu mente para que tengas un buen descanso.

Mucho Mejor Sin, centro de rehabilitación


Si crees que el alcohol es el culpable de tus problemas de sueño y estás buscando una solución para dejar el alcohol, te invitamos a seguir nuestro programa online. Descubre y recibe la ayuda necesaria para cambiar esos hábitos y volver a disfrutar de una vida plena.

¿Quieres Ayuda?

Contacta con nosotros

Todas las razones del tratamiento online para dejar el alcohol

Todas las razones del tratamiento online para dejar el alcohol

En la importante decisión de dejar atrás tus problemas de alcoholismo, lanzamos un nuevo programa para toda la comunidad hispano hablante como una seria herramienta de ayuda. Los centros de rehabilitación del alcohol son una propuesta tradicional para dejar de beber pero en mucho casos no se tiene acceso a ellos, bien por vivir alejado, bien por no disponer de los recursos económicos necesarios o bien por la falta de terapeutas cualificados. Sin embargo nosotros queremos plantearte un nuevo modelo de cómo ayudar a un alcohólico. Te ofrecemos una experiencia pionera en España, que te posibilita darte de alta en un tratamiento 100% profesional pero sin moverte de casa. O desde donde tú quieras.

Mucho Mejor Sin se postula como el primer programa online de rehabilitación del alcohol en España. Nuestro propósito es seguir el ritmo de la sociedad actual, que en las últimas décadas está evolucionando en un tiempo cambiante, en constante movimiento. Y es que gracias al avance tecnológico se multiplican las alternativas de conexión e interactividad, por lo que sin importar el lugar donde nos encontremos físicamente, podemos estar presente en cualquier punto del mundo, en tiempo real. MMS quiere aprovechar la gran posibilidad de que recibas nuestra ayuda para dejar el alcohol sin importar el dónde ni el cuándo.

Poner a prueba tus adicciones desde casa, sin que tengas que hacer grandes cambios en tu agenda, es la mayor de las ventajas de un tratamiento online. Mucho Mejor Sin es un programa de autoayuda online por el cual puedes evaluar tus pensamientos y expresarlos sin acudir a un centro de rehabilitación del alcohol de forma presencial. Muchas veces eres tú el que te tienes que adaptar a un programa tradicional. Lo justo es que la terapia se adapte a ti y a tu agenda. No pienses que este es el único motivo por el que interesarte en MMS. Existen muchas más ventajas que respaldan el tratamiento online para dejar el alcohol.

Tu anonimato es mayor


Es posible que acudiendo a un centro de rehabilitación del alcohol estándar te sientas coartado para poder expresarte. Quizás no te encuentres cómodo por las miradas extrañas, pensar que te pueden juzgar sin conocerte. Es un estigma habitual de las terapias presenciales. Nuestro tratamiento online elimina esa barrera. Con MMS puedes superar tus adicciones con una completa intimidad, frente al dispositivo que uses para conectarte, eliminando cualquier miedo por ser visto. De esta forma consigues abrirte mucho más y que tu viaje interior escale a mayor profundidad.

Seguimiento constante


Como hemos asegurado, nuestro tratamiento online para dejar el alcohol se amolda a tu agenda. Puede que por trabajo o por cualquier otro compromiso que tengas no estés siempre en la ciudad, o no te cuadren los horarios con los de la terapia presencial. Un seguimiento a través de cualquier otro centro de rehabilitación del alcohol al uso te limita y obliga. No importa el lugar donde estés. Cuentas con un programa de desintoxicación en línea que está siempre disponible desde cualquier sitio y a cualquier hora.

Ahorro en tiempo y comodidad


Una de las grandes posibilidades de Mucho Mejor Sin, como vemos, es que te ahorres el desplazamiento. El tiempo que inviertes en ir hacia el centro de rehabilitación del alcohol, el estrés que supone acudir en coche u otro medio de transporte, si tienes problemas de movilidad reducida, si llueve a cántaros o tienes un mal día para salir de casa, o incluso si vas justo de tiempo y llegas tarde… Son situaciones que no se van a dar en nuestra terapia online.

Terapia desde el lugar más remoto


Por regla general los centros de rehabilitación del alcohol se encuentran en las ciudades, y no en todas donde no haya un mínimo de población. Si vives en un lugar alejado, sea en barrios periféricos o en zona rural, que ello no te impida para superar tus adicciones. Nuestro programa es accesible sin importar donde estés. Una de sus grandes cualidades que es que desarrolla en su totalidad a través de Internet.

Evita los tratamientos costosos


Nuestro método online para dejar el alcohol evita que te encuentres con desagradables sorpresas en la facturación final. Todos nuestros recursos se encuentran en línea, los cuales puedes aprovechar en cualquier momento. Esto implica un ahorro importante de costes en nuestro servicio, y que por lo tanto sólo pagarás lo que es justo.

Mayor confianza


Tu confianza con el programa en línea y contigo mismo se reforzará si lo realizas en un ambiente tranquilo, relajado, lejos de ruidos y otros factores externos que te desconcentren. El tratamiento online para dejar el alcohol requiere de toda tu atención y compromiso.

El horario lo pones tú


Así como eres libre de poder decidir el lugar donde conectarte, también eres dueño de tu tiempo y escoger la hora en la que realizar el tratamiento online. No queremos que tengas más preocupaciones que la de superar tus adicciones. Por eso Mucho Mejor Sin está disponible 24 horas al día, 365 días al año. Puedes acceder a nuestra plataforma online cuando quieras, sin tener que estar pendiente al reloj, o si tu terapeuta ha anulado la próxima sesión sin esperas. En lo único que tienes que centrarte es en mejorar tu vida dejando atrás el alcoholismo.

Conoce más a MMS


Ahora que has descubierto todos los por qués del tratamiento online para dejar el alcohol, es momento de que des el paso. Aceptar que tienes adicciones es la fase más importante de todo este proceso, pero también es esencial recibir la ayuda que necesitas. Mucho Mejor Sin se adapta a tu agenda para apoyarte en tu firme decisión de abandonar el alcoholismo. Si aún te queda alguna duda sobre el tratamiento online, escríbenos sin compromiso.

¿Quieres Ayuda?

Contacta con nosotros

Grandes enfermedades que produce el alcoholismo

Grandes enfermedades que produce el alcoholismo

Todos sabemos que el alcoholismo no trae nada bueno, y aún así cuesta dejarlo. No tomamos las precauciones debidas o no le damos la importancia que verdaderamente tiene hasta que ya es demasiado tarde. Pero, ¿y si te contamos que el consumo moderado de alcohol sigue siendo peligroso? Cuanto más tardes en decidir dejar el alcohol, más vas a estar expuesto a padecer alguna enfermedades. Además, no son pocas. Las enfermedades del alcohol se calculan en torno a sesenta. Quizás si conoces tan sólo algunas de ellas, desde las más comunes hasta las más graves, se te quiten por fin las ganas de beber.

Una de las mayores causas del alcoholismo es que, a diferencia de otras grandes adicciones, está normalizado. El beber alcohol en celebraciones, a la hora de comer, en casa antes de dormir… Son situaciones que se han vuelto cotidianas. De esta forma los alcohólicos dudan cuanto menos en reconocer que tienen un problema. A la frecuencia y cantidad de alcohol hay que unirle la calidad de la bebida u otros hábitos nada saludables que mantengamos en nuestra rutina diaria, que tampoco ayudan a nuestro cuerpo y mente.

El alcoholismo dispara alrededor de sesenta enfermedades, como ya hemos dicho. Ya no sólo nos referimos a los daños en órganos vitales como el hígado, el páncreas o el aparato digestivo, desde el esófago hasta el colon. El consumo de alcohol también puede desatar trastornos psiquiátricos (insomnio, ansiedad, depresión) e incluso disfunción sexual. El alcoholismo sólo puede condenarnos a llevar una vida desagradable y disminuida, que además se puede ver acortada en veinte años dependiendo de la severidad de las adicciones. De hecho, el abuso del alcohol está considerado como la tercera causa de muerte prematura del mundo.

Como te hemos desvelado al principio de este artículo, ni siquiera los que no creen estar afectados por el alcoholismo deben sentirse tranquilos. La propia Asociación Española contra el Cáncer avisa de que ninguna cantidad de alcohol es apropiada para prevenir el cáncer. Es preciso que conozcas esta y algunas de las enfermedades causadas por el alcohol, y des el importante paso de dejar beber.

Cáncer


Son muchos los órganos de nuestro cuerpo los que están expuestos a una de las peores enfermedades, asociada también al consumo excesivo del alcohol. El hígado es quizás el más conocido. Pero también pueden llegar a sufrirlo la boca, la laringe, la faringe, el esófago, el cólon o, en el caso de las mujeres, el pecho. Si además tienes otras adicciones como el tabaco, el riesgo a esta enfermedad crónica se multiplica. Y es que cuando consumimos alcohol nuestro cuerpo lo convierte en acetaldehído, una sustancia química que daña el ADN. Bajo esta circunstancia, las células pueden crecer hasta llegar a convertirse en tumores.

Empieza una vida saludable desechando cualquier tipo de alcohol. La Sociedad Europea de Gastroenterología (UEG) ya indica que una simple copa expone al bebedor bajo el riesgo de padecer cáncer de esófago. A poco que se aumenten estas cantidades, sean dos o cuatro bebidas alcohólicas diarias, se pueden desencadenar siete clases distintas de cáncer digestivo.

Cirrosis


Esta es una de las enfermedades del alcoholismo más conocidas y que afecta directamente al hígado. El abuso del alcohol daña este órgano de tal forma que su tejido se vuelve cicatrizal. Cuando se va expandiendo y aumenta esta clase de tejido en el hígado, al mismo tiempo la bilis se va acumulando en la sangre. Algunos de los síntomas del alcoholismo son temblores, náuseas, fatigas, falta de apetito, pérdida de peso, falta de concentración… Son las primeras señales de padecer cirrosis, que en una siguiente fase puede conllevar hemorragia interna. Es una enfermedad extraordinariamente severa, que en muchos casos demanda un trasplante del órgano por fallo crítico del mismo.

Anemia


La pérdida de los glóbulos rojos es otro de los síntomas del alcoholismo ante la falta de vitaminas. Esta situación puede provocar palidez, cansancio, dolores de cabeza, irritabilidad, diarreas, picores e incluso pérdida de pelo. No olvidemos que los glóbulos rojos son aquellas células cuya misión es la de oxigenar los tejidos, y el consumo excesivo de alcohol provoca que el cuerpo no absorba de manera normal esos glóbulos sanos.

Osteoporosis


Aunque la osteoporosis en sí sea una enfermedad común entre las mujeres, los hombres también pueden ser víctimas de este grave problema por el consumo de alcohol. Y es que el alcoholismo además puede llegar a afectar al volumen de los huesos, ya que contrarresta los niveles de minerales y vitaminas suficientes para el fortalecimiento óseo.

Pancreatitis


Igual que lo que le ocurre al hígado con la cirrosis, el páncreas es otro de los órganos afectados por las enfermedades del alcohol. El abuso de este tipo de bebidas inflama el páncreas de tal modo que daña la producción de insulina y la liberación regular del azúcar en la sangre. Señales de pancreatitis son la sudoración, fiebre, náuseas y vómitos.

Mucho Mejor Sin, centro de rehabilitación del alcohol


Quizás este te haya parecido un breve resumen de las enfermedades del alcoholismo. Pero recuerda que hay muchas más y que estás expuesto a padecerlas si decides no dejar el alcohol. Si sientes que estás expuesto a algunos de los síntomas que hemos descrito y que por tanto tienes claros síntomas de alcoholismo, no dudes en acudir a profesionales y conocer a gente que ha pasado por lo mismo que tú. MMS es un centro de rehabilitación del alcohol digital, cuya consulta es a través de tu ordenador, tablet o teléfono. Su tratamiento online puede ayudarte en todo momento. No dudes en consultarnos.

Plantéate nuevos retos


No dejes que las mejores oportunidades de la vida se te escapen por <strong>causas del alcoholismo</strong>. En Mucho Mejor Sin tenemos para ti un tratamiento revolucionario, por el cual podrás formar parte de una terapia online ajustada a tus necesidades. <strong>Dejar el alcohol</strong> es muy posible si aceptas la ayuda de nuestros especialistas.

¿Quieres Ayuda?

Contacta con nosotros

Platos saludables para la rehabilitación del alcohol

Platos saludables para la rehabilitación del alcohol

Uno de los síntomas del alcoholismo es la disminución de los nutrientes esenciales en el organismo. Esto es preocupante, ya que empeora el estado de salud de los alcohólicos. Y es que la bebida inhibe la regular absorción intestinal de nutrientes vitales tales como los minerales, proteínas y vitaminas, hasta el extremo de desembocar en desnutrición. Por este motivo es imprescindible, además de proponerse dejar el alcohol, incorporar platos saludables a la vida diaria. ¿Cuáles son los más indicados? ¿De qué forma podemos prepararlos para que sean más apetitosos?

El consumo abusivo de productos alcohólicos suele llevar emparejado la deficiencia de sustancias elementales en nuestro organismo. Para volver a estabilizar el nivel de nutrientes en el cuerpo es muy importante que en el proceso de desconexión con el alcohol tengamos muy en cuenta la alimentación que llevemos y la forma en que la introducimos. Por ejemplo, son esenciales cinco comidas diarias. Eso sí, debemos procurar que sean bajas en grasas. También es importante comer productos verdes, tanto fruta como verdura, y beber dos litros de agua al día.

Alimentos imprescindibles


Las deficiencias nutricionales más comunes provocadas por el alcoholismo son de vitamina B (B1, B6 y ácido fólico). Por este motivo debemos llenar nuestra cesta de la compra de cereales integrales (arroz, trigo); de verduras tales como espinacas, coles, lechuga o rábanos; de frutas como naranjas o piñas; de frutos secos como almendras o cacahuetes. Al mismo tiempo podemos recuperar nuestro cuerpo de las adicciones a base de alientos ricos en vitamina A como son los berros, calabazas, albahaca, tomates, melones, pimientos o plátanos.

Podemos afrontar las carencias nutritivas que nos ha provocado el alcoholismo también con productos ricos en vitamina K. Éstos son huevos, brócoli o hígado. Reformaremos los niveles de zinc con el pescado y la carne vacuna o de cerdo. Como hemos dicho, además hay que hidratarse bebiendo mucha agua a lo largo de todo el día. Hidratándonos bien tendremos menos problemas de sueño y de esta forma encarar el día más descansados, con buena cara.

Exquisitas recetas contra el alcoholismo


Aunque a simple vista algunos de estos productos no nos llene ni nos motive, siempre hay algunas maneras de prepararlos y consumirlos a determinadas horas del día para que resulten mucho más apetecibles. Os sugerimos ciertos platos y recetas saludables para afrontar el proceso de dejar el alcohol de forma más placentera.

  1. Smoothies. Es una de las combinaciones más nutritivas y al mismo tiempo deliciosas, que cada vez están más de moda y es ideal para aquellos alcohólicos que más les cueste comer productos verdes. Se trata de un licuado de frutas, verduras y otros alimentos sanos, considerado como uno de los preparados más completos. Entre sus beneficios está la mejora del metabolismo, fortalecimiento del sistema inmunológico, refuerzo de la piel, la regulación de los huesos, florecimiento del balance hormonal… Sus principales componentes nutritivos son la fibra y los antioxidantes. Son ideales a cualquier momento de día, tanto para el desayuno como para disfrutar en celebraciones, con una sugerente presentación.
  2. Ensalada con frutos secos. No debemos ver las ensaladas como platos aburridos y rutinarios. Hay infinitas formas de prepararlas. Una de las más completas, y que más ayudarán en nuestro período de recuperación del alcoholismo, es la ensalada de frutos secos. No sólo le añade un sabor y texturas diferentes, sino que también ayudan a saciar el hambre.
  3. Caldo de arroz con pollo. El arroz es uno de los alimentos más consumidos del mundo y que está muy enraizado en determinadas culturas. Debemos ignorar el mito de que el arroz no es tan saludable por sus carbohidratos, porque va a depender de las cantidades y de la manera en que lo comamos. Va a jugar un papel importante durante el proceso de dejar el alcohol, ya que es un cereal rico en fibra, minerales y agua. Una de las mejores recetas es incluirlo en un caldo con pollo, que le añade aún más sabor y es bajo en grasa.
  4. Macedonia de frutas. Otro de los aliados en el tratamiento contra el alcoholismo es uno de las recetas más conocidas, pero a la vez imprescindible en la alimentación sana y apetitosa. Además ayuda a alcanzar de manera fácil esa meta de tomar cinco piezas de frutas al día. A muchos les cuesta pero incorporándolas en una misma bandeja resultará más sencillo enriquecernos de una gran cantidad de fibra, minerales y vitaminas. La combinación de colores puede aportar una mejor presentación visual, que se puede complementar al sentido del gusto con un chorrito de limón que además le da un aporte extra de vitamina C.
  5. Helado de chocolate. Es una de las recetas para alcohólicos más tentativas, desde luego. Si sientes que te ves saturado de alimentos verdes, no te prohíbas caer de vez en cuando en el impulso de un buen postre. El helado de chocolate no es algo que debas evitar, especialmente si está elaborado sin azúcar ni lactosa. Es fácil prepararlo. Tan sólo necesitas sirope de agave, cacao desgrasado sin azúcar añadido y leche de soja. Pica todo esto con hielo en una batidora hasta conseguir esa densidad cremosa y sin grumos.

Completa tu rehabilitación


Como has comprobado, hacer frente a las adicciones del alcohol se puede conseguir de forma más fácil. Recuerda que para que completar tu objetivo es recomendable mantener un equilibrio en cuerpo y mente. La innovadora terapia de Mucho Mejor Sin te ayuda a poner a prueba tu relación con la bebida y reordenar tu vida, tal y como siempre habías deseado.

¿Quieres Ayuda?

Contacta con nosotros