La importancia de la autoayuda para dejar de beber.

La importancia de la autoayuda para dejar de beber.

Confié en la autoayuda para dejar de beber. Tenía claro que debía hacer algo para cambiar de vida y que no podía seguir sufriendo los duros efectos del alcohol y las consecuencias de su consumo.

¿Cómo afectaba el alcohol a mi cuerpo?

El alcohol es un tóxico que afecta, directamente, al área del cerebro encargada de la locomoción. Seguro que has visto a alguien que apenas puede andar o mantener el equilibrio tras haber bebido. Te recuerdo que tu organismo es una máquina que necesita la máxima precisión para que puedas afrontar tu día a día con normalidad. Beber es sinónimo de ralentizar el funcionamiento de tu cuerpo.

De hecho, ¿se te viene a la memoria cualquier actor que, imitando a un borracho, camina de forma errática y habla de una manera muy determinada? Esto se produce porque el alcohol también afecta a la zona de tu cerebro encargada del habla, del pensamiento abstracto y de poder entender y explicar el mundo. Es decir, que el alcohol te impide pensar con claridad. Y es más probable que tomes las peores decisiones para tu futuro cuando estás bebido.

Imposibilidad de recordar

Otra de las consecuencias de beber demasiado es la de no acordarse de nada de lo que sucedió la noche anterior. Si bebes, seguro que recuerdas algo, pero no todo. ¿Te imaginas si te pasara lo mismo sin beber? ¿Qué harías si alguien te dijera todo lo que hiciste sin poder recordarlo? ¿No acudirías inmediatamente a un especialista? ¿Por qué no lo haces si bebes alcohol?

La resaca

Termino repasando los conocidos efectos de la resaca. Siempre hay remedios caseros, trucos y demás, pero ¿sabes por qué se produce? Tu cerebro considera que el alcohol es una fuente de hidratación como el agua. Al tomar alcohol, tu organismo se esfuerza por expulsarlo lo antes posible, lo que provoca esa sensación tan característica que no es otra cosa que una deshidratación severa.

Para entrar en ese estado, lo habitual es estar tres días sin beber. Pero, como te indicábamos antes, ¿te imaginas qué harías si te levantases un día por la mañana y tuvieras esa sensación sin haber bebido alcohol? ¿No pensarías que has sido víctima de un envenenamiento? ¿No irías al médico lo antes posible? ¿Por qué consideras normal sufrir una resaca que pone en riesgo tu salud?

¿Por qué consideraba «normales» los efectos del alcohol?

Porque eran como el precio a pagar tras beber. Pensaba que, al igual que sucede cuando se consume una droga, era lógico pasar por ese periodo de adaptación física tras haber «disfrutado».

Los negativos efectos del alcohol en mi mente

A lo arriba descrito añado ahora que también notaba que mi mente no funcionaba demasiado bien. Si comencé a beber fue por socializar, por dejar a un lado mi timidez y por considerarme mejor persona. Lo malo es que, poco a poco, dejé de tener la capacidad de decidir sobre mis actos. Tanto cuando bebía como cuando no lo hacía.

Como ya te he comentado, la memoria comenzó a fallarme, no podía tener planes de futuro, no recordaba el pasado. Tu cerebro hace al día millones de operaciones fuera de tu conciencia y siempre mira al pasado para contextualizar el presente y preparar el futuro.

Me di cuenta de que el alcohol había provocado que tuviera una imagen distorsionada de mi pasado que afectaba a mi presente y que me impedía tomar las decisiones más acertadas para mi futuro. Era como si no viviera en la realidad. Era como si bebiera para crearme un mundo paralelo donde todo era perfecto. Lo malo es que el precio a pagar por vivir constantemente en esa fantasía terminó por convertirse en el inicio de una cadena de decisiones altamente perjudiciales para mí. Me sentía como si fuera con un tren por una calle peatonal. Nada tenía sentido.

Cada vez menos emociones

El alcohol, como potente depresor del sistema nervioso que es, me convirtió en una persona con menos sentimientos y mucho más vulnerable a la depresión. Además, sentía miedo, rabia, ansiedad y ganas de aislarme. Solo era feliz tomándome una copa tras otra. Por suerte, decidí dejar de beber.

¿Cómo cambió mi vida?

Tras años considerando que el alcohol era la mejor solución a mis problemas, tuve la suerte de darme cuenta de que no podía seguir engañándome. Ese mundo irreal en el que todo era perfecto solo aparecía tras haber bebido. Tenía una profunda dependencia que estaba ya mostrando sus síntomas más letales y provocando en mí una serie de consecuencias físicas y mentales que me restaban calidad de vida.

Un buen día, decidí dejar el alcohol. Pedí ayuda y me propuse conseguir mi objetivo paso a paso. Sabía que el fantasma de la recaída era bastante fuerte y que el camino iba a ser largo, pero iba a esforzarme lo máximo posible para conseguir alcanzar mi objetivo.

No tardé en darme cuenta de que la abstinencia me permitía evitar las duras consecuencias de consumir alcohol. La plasticidad cerebral era muy eficaz para sentirme mejor, para volver a ser la persona que fui y, sobre todo, para poder recuperar las riendas de mi vida.

No solo me centré en no beber, sino también en cambiar mi estilo de vida. Volví a desarrollar un adecuado interés por una serie de aficiones que dejé aparcadas por culpa del alcohol. Conocí a gente nueva, entendí que la vida se puede vivir de forma distinta y, sobre todo, comencé a sentirme cada día mejor, lo que me animaba a seguir esforzándome para seguir sin beber.

Yo lo conseguí. Y, desde entonces, soy una persona totalmente nueva. Solo me queda decirte que cuanto antes comiences el proceso, antes podrás darte cuenta de que en tus manos está la llave que abra las puertas de una nueva etapa en tu vida. Te animo a que confíes en la autoayuda para dejar de beber. No lo dudes, el alcohol no es nunca la solución a tus problemas. Más bien, es la causa de los mismos. Atrévete a cambiar de vida y saldrás ganando.


Mira hacia dentro para dejar de beber

Mira hacia dentro para dejar de beber

Soy consciente de que dejar de beber puede no resultar todo lo sencillo que te gustaría. Sin embargo, dejar el alcohol resulta de vital importancia para volver a disfrutar de la vida de un modo saludable. ¿Sabías que para ello es fundamental el apoyo de un grupo online para dejar de beber? Compartir vivencias similares reforzará tu motivación para dejar atrás tu adicción, reinventarte y ser la persona que siempre has querido ser.

¿Cómo puedes influir en la experiencia vital para dejar el alcohol?

Quiero que sepas que la experiencia vital de cada uno es una etapa que transcurre desde la más tierna infancia hasta el momento presente. Así pues, en ella confluyen diferentes aspectos que puedes catalogar en tres grupos principales: pensamientos, sensaciones y emociones.

Se trata de que entiendas que estos factores, junto con otros diferentes, coexisten a la vez e influyen unos en otros. De este modo, te proporcionan una experiencia vital que es única, pues la tuya siempre será diferente a la de los demás. Sin embargo, debes saber que tú puedes influir en tu experiencia a través de la atención plena.

Imagina qué es lo que ocurre cuando le preguntas a alguien cómo está, cómo se siente en un momento determinado. Probablemente, la respuesta que escuches sea un simple "bien" o "mal". Incluso en las salas de terapia de grupo, donde se supone que debes abrirte y dejar fluir tus pensamientos y emociones sin censura, se da la misma escueta respuesta. ¿Nunca te has preguntando a qué es debido?

Voy a explicártelo. Vamos a suponer que la réplica a la pregunta de "cómo estás" resulta ser un simple "mal". Déjame decirte que este "mal" es la consecuencia de que confluyan algunas sensaciones y pensamientos determinados, así como una emoción pertinente. De esta manera, puedes utilizar la atención para observar de forma independiente cada vértice del triángulo de la experiencia (emoción, pensamiento y sensación) y lograr entender mejor qué es lo que pasa por la cabeza de la otra persona.

Es indiscutible que el triangulo de la vida es una gran herramienta para hacer un fantástico ejercicio de introspección.

Observa tus pensamientos para dejar de beber

Es habitual que, si tienes poca práctica en eso de la introspección, puedas confundir la historia con el mensaje. Lo normal es que expreses tus pensamientos contando qué es lo que ha pasado de manera exacta. Por ejemplo, que si esta persona ha dicho tal o que si la otra se ha comportado de este modo, etc.

Lo que debes tener presente en este punto es que no eres las historias que narras, pues lo que cuentas no es lo que te está pasando. El pensamiento del que hablo son las palabras que utilizas para explicarte, a ti mismo, a tu presente, a tu pasado y futuro.

El otro día, una paciente en una consulta me contó muy detalladamente las conversaciones que había tenido con su exmarido sobre la custodia de los hijos en común. Me contaba las charlas y los juicios que de ellas tenía, como si estuviese hablando de su propio pensamiento.

Seguramente, te estés preguntando cómo puedes discernir las historias contadas de los pensamientos verdaderos. Quizá te ayude saber cómo terminó el asunto con mi paciente. Resulta que, a fuerza de insistir en alumbrar el pensamiento y diferenciarlo de las conversaciones que ella me contaba, entre los dos llegamos a poner en palabras todos aquellos pensamientos que quedaban ocultos tras la historia: "Tu marido es una persona violenta, vas a tener que aprender a proteger a tus hijos de su violencia y sabemos que no tienes idea de cómo lo vas a lograr. Además, en el pasado no lo has sabido hacer y, como bien sabes, esto puedes traer consecuencias irreparables para la salud mental de los niños".

¿Puedes adivinar qué emoción va unida a dicho pensamiento de que el marido es violento? Eso es, el miedo. Un sentimiento que va acompañado de tensión en la mandíbula y opresión en el estómago.

Lo que pretendo hacerte entender es que, si consigues poner toda tu atención de manera consciente en las sensaciones corporales, en la boca del estómago en el caso de mi paciente, y las aíslas de las emociones y los pensamientos, notarás que el volumen de pensamiento disminuye de manera considerable, que la emoción poco a poco se va contextualizando y pierde el poder opresor que tanto asusta.

Por supuesto, la respiración tiene un papel determinante en todo esto, pues es la luz que recorre tu cuerpo. A través de la inspiración eres capaz de localizar las zonas corporales más tensas y, mediante la expiración, las relajas mientras visualizas la tensión desaparecer lentamente de tu cuerpo, como si con un soplido volara hacia el exterior.

En definitiva, si quieres dejar de beber es imprescindible que te apoyes en tu familia y en tu círculo más cercano de amigos para así poder poner el foco de atención en los tres vértices del triángulo de la experiencia vital.


Autoayuda para dejar de beber. Tratamiento online

El alcoholismo es un problema que mucha gente ha superado, por eso, si lo necesitas, te brindamos autoayuda para dejar de beber. El primer paso es reconocerte como alcohólico y querer abandonar esta condición. Sé que con el confinamiento todo es más difícil, pero debes conocer a gente que, al igual que tú, ha tomado una decisión y ha conseguido dejar el alcohol.

Cuando sospechas que debes dejar de beber

Puedes tomar la decisión de dejar de beber, pero necesitarás ayuda especializada porque no es sencillo. Seguramente ya te lo has propuesto varias veces y te has dado cuenta de que te falta voluntad. No dudo que, en alguna ocasión, hayas estado varios días sin beber. Tal vez te has desesperado cuando te has visto recurriendo nuevamente a la bebida.

Por pensar en ella has dejado pasar muchos momentos y oportunidades en tu vida, descuidando ciertos aspectos de tu personalidad. Posiblemente ya te has visto perder muchas cosas e, incluso, a personas. También es posible que nada de lo anterior te haya pasado aún, pero si te sientes en el límite debes iniciar tu recuperación.

En el momento en que te convences de que debes iniciar un cambio a mejor, no cabe dudar. Da el siguiente paso, con el convencimiento de que lo lograrás. No temas estar en soledad ni tener que dar la cara frente a otras personas. Si no quieres eso, tienes una oportunidad única a través de una terapia de grupo online.

Inicia un cambio radical en tu vida

La decisión está tomada, ya sea por tu propia voluntad o por el convencimiento de esa persona importante para ti que te ha mostrado el problema en el que te encuentras. Por ti mismo está ese compromiso, pero debes acercarte a la gente que te rodea, que está dispuesta a apoyar en este largo camino.

Dejar el alcohol requiere de mucha ayuda que uno mismo no puede alcanzar por su cuenta. Durante el proceso ocurren demasiados acontecimientos que podrían llevarte a una recaída. Tener a alguien en quien apoyarte es muy importante. Muchas veces, una palabra adecuada y saber que están ahí para ti te ayuda a no dar ese paso hacia atrás tan temido.

No debe faltar un grupo de apoyo, que sepa mejor que nadie lo que sientes en cada momento porque, precisamente, ya ha pasado por ello. ¿Te imaginas poder contar con todo esto sin necesidad de trasladarte a un lugar físico? Una llamada o vídeollamada marcarán la diferencia, porque en segundos tendrás la oportunidad de escuchar a esa persona que va a detener tus impulsos.

Desde el principio, y en función a tu caso, se te asignará una determinada ayuda, donde no faltará la asistencia psicológica y, por supuesto, la atención grupal de personas que ya han superado esa adicción y que te pueden explicar algunos consejos útiles para los momentos de mayor debilidad.

Un grupo online para alcoholicos

Un tratamiento a través de la experiencia de un grupo online para alcohólicos es fundamental. Al tener a las nuevas tecnologías de nuestra parte, podemos comunicarnos en cualquier situación y en cualquier momento. Esto se hace imprescindible en esta terapia a distancia, ya que uno no sabe cuándo puede darse una debilidad. La voz amiga o el ánimo de gente que ha pasado lo mismo que tú puede salvarte en más de una ocasión de cometer un acto por el que te vas a arrepentir después.

La conexión a distancia te proporciona muchas ventajas, desde la opción de guardar tu anonimato hasta poder mantenerte en confinamiento, siempre que sea preciso. Sea como sea, puedes contactar con el grupo o con el especialista que te hayan asignado siempre que necesites una ayuda.

En estos casos, y sabiendo lo difícil que puede ser todo el proceso de desintoxicación, puedes necesitar horarios de atención más flexibles. Esto siempre es posible, debido a que las tentaciones siguen estando muy cerca de ti. Lo mejor de todo es que, al poder hablar con gente consciente de las mismas, encontrarás consejos y palabras de consuelo para superar cada obstáculo.

Cuando te refuerzan positivamente es menor el peso que debes llevar sobre tu espalda. Esta es otra ventaja que hallas en un grupo cuyo fin es dejar atrás el alcohol. Aunque te parezca increíble, escuchar otras historias y saber lo que han padecido para dejar definitivamente de beber llega a ser muy motivador.

El abrirte, mostrando lo que sientes, lo que esperas de tu alrededor, así como los motivos que te llevaron a probar el alcohol, se convierte en la mejor terapia. Todo este análisis interior te ayuda a enfocar mejor tus metas, que a partir de ahora serán nuevas.

Examinar los errores del pasado y del presente, al mismo tiempo que los expones de manera grupal oyendo los que otras personas cometieron y que les llevó a refugiarse en el alcohol, te servirá para entender las alternativas para vencer esta adicción.

Todas las herramientas a tu alcance

La terapia online que te propongo implica una serie de herramientas que te servirán para cualquier contexto de tu vida. Por supuesto que contarás, desde el primer momento, con el apoyo de un experto psicólogo, que te hará una evaluación previa para determinar mejor tu caso.

El contacto directo con personal especializado será uno de tus fuertes, pero lo que mejor te ayudará será tu fuerza de voluntad, que comienza a funcionar en el instante en que aceptas formar parte de este grupo de apoyo.

Puedes revertir el proceso, es decir, regresar a esa época libre de bebidas alcohólicas, en la que contabas con tu libertad, lejos de esa prisión que supone el alcohol. Olvídate de clínicas para desintoxicarte. Porque vas a poner toda tu voluntad, podrás preservar tu anonimato y conocerás cómo es salir de la pesadilla de esta adicción por méritos propios.

Necesitarás todo el apoyo que puedas obtener de los que están a tu alrededor, ya que, como bien sabes, esta es una enfermedad que no solo te afecta a ti, sino a los que conviven contigo. Además, de esta forma encontrarás más fuerza para evitar toda recaída.

Al fortalecer los lazos familiares, así como el contacto con amigos que conozcan tu problema con el alcohol, completarás esta terapia con la que, sin duda, terminarás recuperándote.

Sé que lo más complicado para alguien que se declara alcohólico es aceptarlo ante los que tiene a su alrededor. Pero este es el paso más importante para la completa recuperación. Verás cómo todo el esfuerzo que realices merece la pena. No serás el primero ni el último en celebrar el fin de una adicción tan perjudicial.

Un cambio de hábitos que mejore tu conducta

La terapia conductual, necesaria en este caso para que consigas vencer el alcoholismo, la realiza un profesional especialista en la rama de psicología. Junto a él, están los otros profesionales que saben mejor que nadie de qué se trata esta adicción. Ellos han sido alcohólicos, al igual que tú, y quizás han pasado por situaciones peores que las tuyas, pero han decidido darse otra oportunidad en la vida. Entre sus decisiones está ayudarte a ti a salir de esa oscuridad que es la bebida.

Tan sencillo se te hará todo, sin la necesidad de moverte de casa ni exponerte a situaciones comprometidas, que verás los primeros beneficios de forma temprana.

Hoy día, el confinamiento puede actuar de doble manera sobre ti. Por un lado evitará que puedas entrar a un bar, donde está la tentación, así como otros contextos que tú, mejor que nadie, puede reconocer como peligrosos. Por otro lado está lo negativo, porque una de las recomendaciones para combatir el estrés de la sobriedad es la práctica deportiva.

El cambio de hábitos es esencial, para que puedas encontrar nuevas aficiones que te mantengan entretenido y puedas dejar de lado la ansiedad por esa maldita copa. El ejercicio es fundamental, precisamente por ese estado ansioso habitual, por el que pasaron todos los que ya dejaron atrás el alcohol.

Esta nueva etapa en tu vida te servirá para conocerte un poco mejor y descubrirte nuevos gustos. Es importante que convivas con gente y que, incluso, conozcas a personas nuevas. Esto lo puedes hacer a través de cursos. Sí, el caso es estar constantemente entretenido para que te olvides del fantasma del alcohol.

Por supuesto que sufrirás altibajos, a veces relacionados con la adicción y, en ocasiones, con cosas de la vida que no podrás controlar. Cuando esto suceda, tendrás unas ganas locas de refugiarte en la bebida, como antes lo habías hecho. Al menos, ahora tendrás un teléfono con el que comunicarte con ese grupo de apoyo que, sin duda, sabrá reforzarte positivamente para que no recaigas.

Eres la mejor autoayuda para dejar de beber. Al igual que nadie te obligó a probar la primera gota de alcohol, tú posees el poder para abandonar la bebida y darte esa segunda oportunidad que te mereces. No eres la primera persona que pasa por esto, por eso encontrarás la ayuda en quienes ya superaron este problema. Tienes en tus manos todas las ventajas de la terapia online.

 


Autoayuda para dejar de beber. Cómo no hacerlo el fin de semana

Autoayuda para dejar de beber. Cómo no hacerlo el fin de semana

Posiblemente has llegado hasta aquí porque sabes que tienes un problema con el alcohol. Por suerte, puedes disponer de la autoayuda para dejar de beber. Ten en cuenta que un alcohólico no tiene por qué beber todos los días. Existen los alcohólicos de fin de semana que, igualmente, están poniendo en peligro su integridad física e, incluso, psíquica. Si te identificas en este caso, te puedo orientar para que dejes de beber.

Dejar de beber no afecta a tu diversión los fines de semana

Quizás esperes con una ansiedad muy pronunciada la llegada del jueves o el viernes de cada semana para tomarte esa primera copa que te relaje. Después de esta suele llegar una más y, posiblemente, pierdas la cuenta. Si repites la misma dinámica los días restantes de la semana, el problema está ahí, como bien sospechas.

No serás la primera persona que se excusa argumentando que el fin de semana es el momento de relajarse o divertirse tomando esas copas. Cuando toda la semana estás esperando esos días para ingerir alcohol, además de relacionar a este con la diversión o la relajación, tu única solución es dejar de beber.

Las bebidas alcohólicas pueden hacerte sentir con mayor desinhibición, pero también sacan de ti aspectos que, seguramente, no te gustan. Al principio, todos sentimos que controlamos, hasta que nos vemos presos de esa copa que no se quita de la cabeza.

Una semana de trabajo o de estudio puede estresar mucho, pero al final, el máximo estrés que terminas sintiendo es la falta de alcohol en tu cuerpo. Si te das cuenta, tus jornadas laborales podrían ser más relajantes si no estuvieses con la ansiada espera del fin de semana.

Acaba con la relación del alcohol los fines de semana

¿Te has preguntado qué beneficios puede darte el alcohol a corto o largo plazo? Muchas personas, al sobrepasarse un día, terminan hospitalizadas, luchando por su vida. Sé que esa no es una visión divertida, pero, seguramente, ellas, antes de salir, tampoco pensaron acabar en una camilla de hospital al final del día. Ni qué decir de los que acabaron en una bolsa negra.

Es posible que te hayas concienciado para no terminar de mala manera al acabar la noche, pero las secuelas que deja el alcohol en tu organismo son importantes, sobre todo si eres un bebedor habitual, a pesar de que elijas solamente los fines de semanas.

El alcohol es responsable de muchas enfermedades cerebrales y su aparición temprana, como el párkinson, el alzhéimer, etc. Obviamente, afecta directamente al resto de órganos, dejando secuelas incluso en los días de la semana que decides no beber.

El cáncer tiene un estrecho vínculo con las bebidas alcohólicas, además de dificultar a muchos pacientes la toma de medicamentos, al no poder dejar de beber.

A corto plazo, el alcohol es responsable de la violencia en distintos contextos, así como de muertes al volante o por atropellamiento. Cuando no te deja en un hospital, te puede llevar a un juzgado, con el remordimiento de no haber podido controlar una determinada situación.

Siempre estás a tiempo para conocer la diversión sin la necesidad de ingerir una gota de esta sustancia tóxica.

Puedes pasarlo bien sin una copa en la mano

Por supuesto que implica un esfuerzo mayúsculo desvincular el alcohol con la diversión, sobre todo cuando es lo único que conoces. Pero solo debes observar a otras personas a tu alrededor, los que no beben, para comprobar que existen alternativas.

Quítate de la cabeza la idea del aburrimiento por no tener una copa en tu mano. Sé que esta es tu primera asociación y, al mismo tiempo, es el primer indicativo de que tienes un problema con el alcohol.

No te va a resultar sencillo el primer fin de semana. El estrés es lo más normal, pero, para combatirlo tienes la mejor ayuda a través de una terapia de grupo online. Ayudarte a ti mismo es el primer paso, así evitas terminar ingresado en un centro de desintoxicación. Cuando ya has percibido el problema, debes «agarrar al toro por los cuernos» y enfrentarte a tus demonios, antes de que llegues a un infierno que, sinceramente, no te va a gustar.

Los amigos te hacen compañía, ríes con ellos y compartes momentos únicos, aunque muchos de estos los olvides por la intoxicación alcohólica, que se te pasa de las manos los fines de semana. Ante un problema así, es necesario que comiences a marcarte nuevas rutinas, para evitarte beber. Si asocias la compañía a la bebida, puedes iniciar una nueva aventura solo o con gente que no tengas asociada a esas fiestas de alcohol.

Por medio de las terapias online encuentras la autoayuda para dejar de beber. Al terminar de asociar los fines de semana con el alcohol, sentirás que ese estrés de todas las semanas comienza a bajar e, incluso, verás que el trabajo o los estudios te aportan mucha más tranquilidad de lo que la bebida te deja ver.


Autoayuda para dejar de beber. ¡No intentes dejarlo tú solo!

Autoayuda para dejar de beber. ¡No intentes dejarlo tú solo!

La adicción toma muchas formas y diferentes personas se vuelven adictas a diferentes sustancias, como el alcohol, que constituye una de las adicciones más comunes. El consumo excesivo de alcohol puede tener muchas consecuencias a largo plazo para el alcohólico, así como para su familia, amigos y compañeros de trabajo. Pero la buena noticia es que es posible abandonar este hábito si aplicas la autoayuda para dejar de beber.

Si crees que puedes ser adicto al alcohol, no te será fácil dejar de beber. Necesitarás la ayuda de un profesional que te guíe y apoye durante el proceso, porque los síntomas de la abstinencia pueden ser muy severos, especialmente para los bebedores habituales. Afortunadamente, con la ayuda adecuada es posible dejar el alcohol y los beneficios emocionales, sociales y de salud compensan.

Sigue conmigo, te daré más datos sobre la dependencia a esta sustancia.

Comprender la dependencia del alcohol

Para dejar de beber alcohol, es útil comprender esta dependencia y los efectos que tiene en tu vida. Existen diferentes niveles de trastorno por consumo de alcohol y la afección varía de leve a extremadamente grave, incluso a potencialmente mortal. Los síntomas comunes de la adicción al alcohol incluyen una necesidad compulsiva de beber, antojos de alcohol, ansiedad acerca de cuándo tomarás tu próxima bebida, incapacidad para limitar tu consumo de alcohol, un consumo excesivo, etc.

También puedes encontrar señales de advertencia emocionales, tales como depresión y ansiedad. Si bebes alcohol con regularidad y te resulta difícil pasar un día sin beber, entonces podrías correr el riesgo de caer en todo esto que te comentamos.

Es importante que valores que no todas las personas que tienen un problema con la bebida se ajustan a la imagen estereotipada que todos tenemos. Algunos alcohólicos parecen tener éxito y sus vidas bajo control. Tienen una buena carrera, una familia feliz, una casa bonita y una vida social saludable. Pero, en realidad, están ocultando un grave problema con la bebida que podría pasar desapercibido durante años.

Un alcohólico puede funcionar con éxito en su vida cotidiana durante mucho tiempo a pesar de su adicción al alcohol; sin embargo, al final, los años de abuso del alcohol conducirán, con mucha probabilidad, a graves complicaciones de salud. No permitas que esto te pase a ti.

La adicción al alcohol y las drogas puede afectar a cualquier persona, y no se limita a una clase económica o social en particular. Incluso una persona con un consumo moderado de alcohol puede tener también un problema con la bebida.

Por ello, el primer paso que debes dar si deseas dejar de beber es determinar si puedes ser alcohólico y en qué grado. Prueba a detener el consumo durante unos días para ver si experimentas algún síntoma de abstinencia. Esta es una buena idea, incluso si eres un bebedor moderado, ya que no todos los adictos al alcohol son grandes bebedores o bebedores compulsivos o se ajustan al estereotipo de un alcohólico.

Cómo detener el consumo de alcohol

El primer paso en tu viaje para dejar el alcohol es admitir que tienes un problema con la bebida. Para muchas personas, esta es una fase extremadamente difícil de completar, sobre todo si sus círculos sociales potencian su adicción. En ocasiones, las personas con las que se bebe regularmente pueden obstaculizar el proceso de recuperación, bien de forma intencionada o restando importancia al problema.

En cualquier caso, te recuerdo que esto no significa que debas afrontar tu lucha tú solo. Debes rodearte de tu familia y amigos y buscar su apoyo a lo largo de todo el camino.

El trastorno por consumo de alcohol es una enfermedad progresiva y, por ello, resulta muy complicado dejar el alcohol sin ayuda profesional. Es importante explorar tus opciones de tratamiento y encontrar algo que funcione para ti y te ayude a mantenerte sobrio. Los grupos de apoyo, que ahora están disponibles en línea, son un recurso de soporte muy efectivo.

También puedes asistir a sesiones de asesoramiento y terapia de grupo. Te animo a hacerlo. Todas estas opciones pueden brindarte las herramientas que necesitas para dejar de beber alcohol.

Céntrate en los beneficios de dejar el alcohol

Para dejar de beber, piensa que es muy útil concentrarse en los beneficios de dejar el alcohol. Su consumo tiene muchos efectos secundarios negativos y, cuando lo detengas, te darás cuenta de que obtendrás muchos beneficios sociales, emocionales y para tu salud a largo plazo. Casi de inmediato, dormirás mejor, te resultará más fácil levantarte por las mañanas, estarás más concentrado, tendrás más energía y te verás más saludable.

En suma, la autoayuda para dejar de beber te será imprescindible, pero también debes buscar el apoyo de las personas adecuadas; es decir, aquellas que no te inciten a beber, sino que te impulsen a dejar el alcohol. Así, buscar soporte en un grupo online para personas que quieren dejar de beber puede ser una manera estupenda de crear las condiciones idóneas para tu lucha personal. Espero haber respondido a algunas de tus dudas sobre este encomiable proceso.


autoayuda para dejar de beber

Autoayuda para dejar de beber

En caso de que creas que tienes un problema con la bebida, existen técnicas de autoayuda para dejar de beber, así como recursos de soporte, como grupos de apoyo online. En los próximos apartados te cuento más sobre esta adicción tan frecuente y te doy algunos consejos para que puedas valorar tu problema con el alcohol de manera informada. Finalmente, también te ofrezco consejos para iniciar este importante proceso.

Signos comunes de la dependencia al alcohol

Esta parte te servirá para identificar si de verdad puedes estar padeciendo algún problema con el alcohol. ¿Te identificas con algunos de estos signos?

• La incapacidad para controlar el consumo de alcohol.

• Siempre encuentras excusas para beber.

• Consumo excesivo de alcohol.

• Antojos incontrolables de alcohol.

• Priorizas el consumo de alcohol por encima de todas las demás obligaciones.

• Descuidas los compromisos familiares y laborales.

• Gastas una cantidad de dinero sustancial o inasequible en alcohol.

• Bebes solo y te aislas de amigos y familiares.

• Sales con nuevos amigos y conocidos que tienen hábitos de bebida similares.

• Continúas bebiendo alcohol incluso cuando sabes que pone en peligro tu salud.

Los efectos del alcoholismo

Todos hemos bebido demasiada cerveza o demasiadas copas de vino en alguna ocasión. Cuando esto sucede, la consecuencia más notable es un dolor de cabeza desagradable a la mañana siguiente; nada que algún remedio para la resaca no puedan curar.

Beber constantemente, por otro lado, puede arruinar fácilmente la vida de una persona. El consumo excesivo de alcohol no solo causa tensiones financieras, sino que aleja a familiares y amigos, causa angustia emocional y, finalmente, te cuesta la salud.

¿Tu problema con el alcohol te ha hecho perder a las personas que amas? ¿Tu familia y amigos cercanos han dejado de hablarte? Este tipo de tensión emocional y aislamiento conduce a la depresión. Para lidiar con la depresión, las personas que ya tienen un problema con la bebida tienden a beber aún más.

Ahora analizo algunos de los efectos emocionales más comunes del abuso del alcohol y el alcoholismo. Probablemente, ya hayas experimentado algunos. Conocer los demás te dará una idea más clara de por qué deberías aprender a dejar de beber lo antes posible.

Efectos emocionales

Los bebedores empedernidos no suelen ser personas felices; es la razón por la que la mayoría comienza a beber en exceso al principio. Aprender a dejar de beber significa enfrentarse cara a cara con todos tus demonios. La adicción al alcohol conlleva una gran variedad de emociones negativas: fracaso por no poder detenerte, depresión por las relaciones perdidas debido a la bebida, baja autoestima, etc.

Autoayuda para dejar de beber

Dejar de beber por tu cuenta no es lo mejor. Aunque puedas dar muchos pasos tú solo, lo mejor es buscar tutela profesional y un grupo de ayuda. La mayoría de los alcohólicos no pueden simplemente aislarse. Las personas con problemas reales con la bebida generalmente no pueden resistir los antojos o los dolorosos síntomas de abstinencia. La abstinencia de alcohol también puede ser peligrosa y no debe hacerse sin supervisión.

De todas formas, hay mucho que puedes hacer para reducir tu consumo de alcohol. Seguir estos consejos de autoayuda a lo largo del tiempo puede ayudarte a controlar el alcohol poco a poco y, en última instancia, a acabar con tu adicción.

Piensa en lo bueno

En una hoja de papel, dibuja una tabla simple de pros y contras. En pros, escribe lo que te da el alcohol. En los contras, escribe lo que se ha llevado. Esto puede ser algo tan pequeño como unos euros extra o tan grande como una relación romántica.

Establece límites en tu forma de beber

Tratar de dejar de beber "de golpe" no funciona para la mayoría de las personas. En lugar de negarte a beber en absoluto, puedes comenzar por establecer límites. Esto te ayudará a recuperar el control poco a poco. Puedes comenzar evaluando cuánto bebes por día.

Para tener éxito, deberás evitar las malas influencias. Esto significa que has de distanciarte de tus compañeros de borrachera y hacer un esfuerzo para comenzar a salir con otras personas. Es una gran oportunidad para intentar volver a conectar con gente del pasado.

Crea nuevos hábitos positivos

La mayoría de los alcohólicos desarrollan una rutina al beber. Para dejar el alcohol, debes romper con tus viejos hábitos y reemplazarlos con alternativas más saludables. Si siempre bebes en casa después del trabajo frente al televisor, es hora de desconectarte. Comprométete a realizar una actividad diferente para relajarte. Esto puede ser salir a caminar, escribir, leer un libro o pasar tiempo con la familia.

Como ves, existen métodos de autoayuda para dejar de beber. Además de reconocer el problema, tu fuerza de voluntad y el apoyo de tus seres queridos son elementos que pueden ayudarte a tener éxito. En todo lo demás, una terapia de grupo online para alcohólicos te brindará otras herramientas que te serán necesarias para no flaquear en tu intento. Si tienes alguna duda, puedes dejármela en los comentarios.


Claves de autoayuda para dejar de beber.


¿Ya no quieres beber más? Claves de autoayuda para dejar de beber.

Si has decidido abandonar el consumo de alcohol, necesitas autoayuda para dejar de beber. Eres capaz de conseguirlo, siempre y cuando cuentes con la motivación y el apoyo necesarios.

Si te preguntas cuándo es el mejor momento para dejar el alcohol, la respuesta es clara: ahora mismo. No esperes una situación perfecta que nunca llegara. Empieza cuanto antes.

Tengo claro que beber para anestesiarse es una manera de hacernos daños. ¿Opinas tú lo mismo? Implica no cuidarnos, no respetarnos, no protegernos ni ser soberanos de nosotros mismos. Consumir alcohol de forma excesiva reduce la salud física y psíquica, por lo que tienes que abandonar esta dependencia lo antes posible.

¿Quieres dejar de beber? Apóyate en nuestro programa de recuperación a través de la autoayuda y el autoconocimiento. ¡Es el resorte que necesitas para imponerte en esta importante batalla personal!

Dejar de beber: ¿Cuándo empiezo?

No hay mejor instante para empezar la terapia contra el alcoholismo que cuando has tomado conciencia de que tu vida no funciona bien. Debes dejarlo en cuanto te das cuenta de que tomar alcohol, aunque te ofrece diversión o falsos placeres esporádicos, te lleva a actuar de forma opuesta a como querrías hacerlo, te hace olvidar una gran parte de tus acciones o, directamente, te obliga a convivir con una permanente sensación de malestar. El primer paso para dejar el alcohol es querer. A continuación, estarás en condiciones de poder hacerlo si te sometes a la terapia apropiada.

Claves de la terapia para dejar el alcohol

La mejor terapia contra el alcohol se basa en asumir un compromiso de abstinencia y asistir activamente a las sesiones de grupo. Esta conjunción de factores te refuerza en tu decisión y, gracias a la energía del grupo, podrás contener tu consumo dentro de una realidad más soportable y liviana.

En cualquier proceso de cambio, lo más difícil son los inicios. En el caso de dejar de beber, las consecuencias al principio implican ver la realidad como es y, por ende, sentir inseguridad al pensar que el hecho de no beber te hace parecer antipático y menos atractivo, más apagado o, incluso, desconectado de todos los demás y del mundo en general.

No te preocupes: puedo asegurarte que se trata de un periodo transitorio de vulnerabilidad. Terminará en cuanto comprendas que tus aptitudes, competencias y talentos se mantienen íntegros cuando te encuentras sobrio. No solo eso, llegarás a darte cuenta de que muchos quedan potenciados y eres capaz de aprovecharlos mejor.

Un grupo de apoyo que no juzga

Gracias a la terapia de grupo, dentro de la autoayuda para dejar de beber, te reconocerás en otros y otros se reconocerán en ti. De este modo podrás desenmarañar las emociones que te han llevado a beber y empezar a remediarlo.

En los momentos de inestabilidad personal, tu compromiso con el grupo es importantísimo. Dado que aprender a disfrutar de la existencia sin la anestesia alcohólica no es un camino de rosas. En esos instantes de debilidad el grupo se convierte en tu arnés de seguridad, al tiempo que suaviza la sensación de soledad que puedes experimentar mientras te recuperas.

Conforme avanzas en tu autoconocimiento, se iluminan algunas partes de tu vida arrinconadas por la bebida. El terapeuta se enfoca en cuánto puede ayudarte en tu recuperación, mientras retira lo que te debilita.

Vas a aprender, por ejemplo:

  • A recibir cada día con la predisposición de que va a ser bueno.
  • A apoyarte en las emociones que alimentan tu bienestar.
  • A identificar y alejarte de los pensamientos negativos.
  • A escuchar a tu corazón para establecer tus metas.
  • A enfrentarte al miedo para evitar que te atrape.
  • A sentirte valioso.
  • A valorar y aprovechar tus capacidades.
  • A mantenerte firme con los anclajes correctos.
  • A crear un discurso apropiado cuando flojea tu ánimo.

En qué consiste la curación al dejar de beber

Estarás empezando a curarte cuando aceptes que la dependencia es una enfermedad de la que nadie puede salir. Solo lo lograrás con voluntad, deseo de abstinencia y un programa de recuperación que te permita:

  1. Identificar qué motivos te han llevado a consumir alcohol.
  2. Aprender a trabajar sobre ti mismo para conseguir sanarte.

Gracias a la terapia de grupo estarás en condiciones de emprender y culminar el recorrido necesario hacia la sanación. Lo primero que harás será localizar el daño que estás sufriendo y ponerle un nombre. Después, conseguirás conocer cómo eres desde la sobriedad, una realidad con la que has dejado de estar acostumbrado a convivir. Por último, estarás en condiciones de hacer las paces contigo mismo, algo imprescindible para recuperar la libertad que tu dependencia del alcohol te ha arrebatado.

En palabras del fantástico escritor Julio Verne: «El viaje más maravilloso no es al centro de la tierra o a los confines del universo, sino al fondo de uno mismo». Dicho de otro modo, penetrar en tu interior, aceptarte, conocerte y valorarte en estado sobrio son las claves para dejar el alcohol. Es un proceso imprescindible en tu autoayuda para dejar de beber.


Hábitos positivos para dejar de beber y organizar tu rutina

Hábitos positivos para dejar de beber y organizar tu rutina

Tomar la decisión de dejar de beber es muy importante para marcar un punto de inflexión respecto a la etapa previa. Es una decisión que está acompañada por el compromiso de lograr este objetivo. El camino propicia un proceso de aprendizaje que influye de forma significativa en tu calidad de vida.

5 consejos para dejar de beber

Puedes compartir esta experiencia vital en compañía de otras personas. La terapia de grupo online propicia el encuentro entre hombres y mujeres que quieren cambiar su relación con el alcohol. De este modo, recibes el apoyo de quienes, desde su experiencia, te demuestran su comprensión y empatía. A su vez, tú también puedes inspirar a otros compañeros en este proceso de superación.

Al iniciar esta nueva etapa, tienes la oportunidad no solo de mejorar tu vida, sino también de conocerte mejor a ti mismo. Ten en cuenta que algunos cambios que parecen sencillos en apariencia producen efectos muy significativos a largo plazo. Los hábitos saludables elevan tu resiliencia en este proceso y te aportan seguridad. Te invito a cuidar los siguientes aspectos de tu día a día.

1. Orden de horarios

Un estilo de vida ordenado es aquel en el que el ritmo de la noche se diferencia claramente de la actividad diaria. Por ello, es positivo que puedas contar con el anclaje de seguridad que te ofrece tu horario de descanso. No todo depende de ti en cada nueva jornada, sin embargo, es recomendable que cuides aquellos aspectos que sí puedes controlar.

Es importante que te comprometas con objetivos sencillos como este. El propósito de dejar el alcohol mira al largo plazo, es una decisión que marca un punto de inflexión en tu vida. Pero te recuerdo que esta expectativa de futuro también se concreta en la firmeza de acciones sencillas del día a día.

2. Organiza la cesta de la compra

Planifica menús saludables durante las comidas y las cenas. Para ello, elabora la cesta de la compra. Anota los ingredientes que necesitas para preparar esas recetas. Esos momentos, al igual que el descanso saludable, influyen en tu propio autocuidado.

No solo puedes cuidar los menús que tomas, sino también el entorno. Por ejemplo, cuida la presentación de la mesa y utiliza una vajilla bonita. Por otra parte, la lista de la compra no debe contener ningún tipo de bebida alcohólica.

3. Crea una red de apoyo en una terapia de grupo online

En este espacio terapéutico, tendrás la posibilidad de compartir vivencias en un entorno de privacidad y confidencialidad. Escuchar el testimonio de otras personas te ayuda a comprender mejor aspectos que tú mismo estás viviendo. Pero esta red de apoyo se extiende más allá del escenario de la terapia.

Por ejemplo, puedes compartir tu objetivo de dejar el alcohol con familiares y amigos íntimos a los que quieres hacer partícipes de este propósito. Y no solo puedes comunicar tu objetivo, sino también las posibles dificultades del proceso. Siente el refuerzo y el amor de quienes te acompañan en esta etapa.

4. Aprende a decir «no» si alguien te invita a una copa

Si decides dejar el alcohol, te sugiero que planifiques una nueva rutina. Una rutina en la que disfrutes de un descanso de calidad, una alimentación saludable y aficiones positivas. Quizá durante esta etapa necesites distanciarte de algunos grupos o de algunos ambientes.

Pero incluso aunque planifiques una nueva rutina, quizá en algún momento alguien te invite a tomar algo. En ese caso, expresa tu mensaje de forma amable. No tienes que justificarte o compartir detalles de tu intimidad con alguien con quien no tienes tanta confianza. Aunque intentes evitar ese tipo de situación, puede producirse en algún momento (porque existen aspectos que no dependen de ti).

5. Paseos y contacto con la naturaleza

Esta nueva etapa también puede estar acompañada por el descubrimiento de aficiones. Puedes también retomar una actividad que antes te encantaba pero que dejaste en un segundo plano desde hace tiempo. Disfrutar de paseos saludables, en contacto con la naturaleza, es una iniciativa que puedes poner en práctica. Encuentra distracciones positivas en aficiones divertidas y agradables.

Estas actividades deben desarrollarse en entornos seguros para alguien que quiere dejar la bebida. Es decir, lejos del alcohol. Te ayudan a estar ocupado y concentrado en tareas agradables.

Participar en un grupo online para alcoholicos

Sé que esta experiencia puede ser muy positiva si necesitas ayuda. La terapia online te ofrece el confort de poder asistir a las sesiones desde tu propia casa y, a su vez, este apoyo te ayuda a mantener el foco en el objetivo principal.

Dejar de beber es una decisión importante que puedes tomar aquí y ahora. Esta decisión influye de forma significativa en todos los ámbitos de tu vida, también mejora tus relaciones con los demás. Pide ayuda y participa en un grupo online para alcoholicos si necesitas apoyo, el cual contribuirá a reforzar tu motivación.


¿Por qué bebo? Autoayuda para dejar de beber.


¿Por qué bebo? Autoayuda para dejar de beber.

A veces me pregunto qué nos lleva a beber alcohol. Se han realizado muchos estudios al respecto y se han identificado causas concretas, generales e individuales, que suelen ser recurrentes. Me gustaría hablarte de la autoayuda para dejar de beber. Está en tu mano hacerlo, siempre y cuando sepas encontrar y aprovechar los apoyos adecuados.

En nuestra terapia de grupo online para personas que desean dejar de beber encontrarás un auténtico respaldo para salir de ese pozo en el que el alcohol, tu falta de voluntad y las circunstancias te han introducido.

Gestionar los sentidos para dejar de beber

Una cuestión clave que debes preguntarte es ¿por qué? Dicho de otro modo, ¿qué te acerca a la bebida? Si un extraterrestre se topara con un conjunto de grandes bebedores y decidiera observarlos, podría pensar que bebemos para satisfacer a nuestros sentidos. Simple y llanamente, igual que las amebas o los animales cuando tienen sed. Es una reducción, solo parcialmente cierta.

Porque las personas somos seres racionales, dotados con inteligencia y voluntad. No somos individuos de instintos que generan causas y efectos de un modo incontrolable.

Ahora bien, los sentidos nos influyen: nos traen información sobre el mundo exterior y lanzan estímulos al cerebro, que debe interpretarlos y emitir las instrucciones oportunas al respecto.

Cuando percibimos el aroma a esas bebidas alcohólicas que nos han enganchado, las sensaciones que experimentamos son múltiples. De forma inconsciente o no, el cerebro interpreta esa información y toma decisiones al respecto.

¿Cómo se realiza esta selección? A través del aprendizaje, ni más ni menos. En consecuencia, puedes conseguir orientarla en una dirección correcta. Nuestras experiencias son el factor clave en este proceso, si bien la genética y los apetitos —o sea, los instintos— también influyen mucho. No olvides que es precisamente el sentido del olfato el más evocador de todos.

En cualquier caso, algo similar nos ocurre al ver una botella de nuestra bebida alcohólica favorita, o al acariciarla y sostenerla en nuestras manos. Por supuesto, también pasa si probamos una mínima gota de ella.

Desde un punto de vista práctico y operativo, si estás dejando de beber, aleja por completo el alcohol de todos tus sentidos. Evita ver el alcohol. Evita olerlo. Evita escucharlo —por ejemplo, que alguien descorcha una botella o el burbujeo de una copa de cava—. Evita también tocarlo y, bajo ningún concepto, lo saborees, aunque sea en cantidades ínfimas.

La evocación es un rasgo característico de los sentidos, que no necesitan ser explícitos en la sensorialidad. Basta estar en contacto con personas o lugares que hemos relacionado en nuestras vivencias previas con el consumo del alcohol para que esos estímulos sensoriales se activen en ti.

Cuando estás dejando de beber, el alcohol y su séquito deben estar totalmente alejados de ti. No frecuentes aquellas compañías con las que bebías. No regreses a los lugares en los que lo hacías. Evita las situaciones que terminaban derivando en el consumo de alcohol. No es una opción; es una necesidad, si de verdad has decidido dejar de beber y evitar las recaídas.

En este aspecto, el paso del tiempo se convierte en tu aliado. Cuanto más tiempo mantengas alejados de ti estos factores sensoriales asociados al alcohol, menos poder evocador tendrán en ti. Se irán desactivando.

¿Por qué? Porque en ese momento ya no serás una persona que está dejando de beber, sino una persona que no bebe. Lo sé por experiencia, la diferencia es abismal. Y tu voluntad no necesitará ser tan férrea cuando tengas que enfrentarte con tanto afán a estos estímulos tentadores.

Poner el alma para no beber más

También nuestra alma, a través de las emociones, nos transmite información sobre el mundo. Y, desde nuestro interior, nos expande o nos contrae, según las circunstancias.

En todo caso, esa información emocional llega al cerebro de forma codificada, de un modo afectivo. Es el cerebro quien debe interpretarla y aprovecharla. Como seguramente sabes, y yo tengo muy presente, el alcohol interfiere en esa interpretación cerebral.

Su uso prolongado acaba creando códigos específicos que, con o sin base alguna, dibujan un mundo mucho más difícil, complicado y contrario. La vida nos parece una caricatura, una hipérbole, lo que nos suele condenar a la parálisis o la fuga, a la evitación en todo caso, como único mecanismo de confrontación.

En este momento, cuando te estás alejando del alcohol, necesitas paz. Esta siempre se localiza en el orden, la rutina y lo previsible. También en ese proceso pausado que te permite aprender a interpretar tu mundo interior, tu alma, mediante el pensamiento cerebral. Así, acabarás siendo capaz de afrontar la vida del modo adecuado en lugar de evitarla.

No vuelvo a beber

Cuando sientes un dolor emocional, te acercas al alcohol con una motivación clara: evitarlo. Si lo afrontas con un pensamiento orientado a solucionar ese dolor, te estás alejando de la bebida. Así que debes aprender a gestionar tu dolor. Es una autoayuda para dejar de beber que resulta fundamental.


Autoayuda para dejar de beber. Identifica el problema

Autoayuda para dejar de beber. Identifica el problema

No te tiene que dar ningún miedo recurrir a la autoayuda para dejar de beber. Al fin y al cabo, tú tienes el poder y las herramientas para empezar a frenar esto, que no te asuste. Es cierto que dejar el alcohol es complicado y, más aún, con todo lo que está sucediendo con la pandemia. He podido verlo en muchas otras personas. ¿Por qué se ha convertido en algo tan difícil? A continuación te lo explico y te digo también cómo ponerle freno.

¿Por qué la pandemia hace difícil dejar de beber?

En las situaciones complicadas siempre son más habituales las recaídas, eso no le sorprende a nadie. En este sentido, la pandemia ha sido y está siendo un duro, durísimo trance, para muchos y muchas. ¿Es tu caso? Lo más probable es que sí. ¿Cómo se explica esto?

Para empezar, ha habido una reducción drástica de la interacción social. Esto, que en principio puede parecer algo positivo para dejar de beber (especialmente si eres un bebedor social, que se le llama), es realmente algo muy negativo, ya que reduce mucho tu círculo de amistades y de actividades. Es decir, te aísla y esto produce aburrimiento y estrés. Todo ello provoca que seas más propenso a consumir algo de alcohol de nuevo. Las cifras así lo demuestran: al inicio de la pandemia se vio cómo se disparó la compra de alcohol en particulares.

Otro factor muy preocupante fue la ansiedad. Esta se ha acrecentado, como tantos otros trastornos o problemas mentales, con la situación actual. Lo que siempre incide también en el consumo de bebidas alcohólicas. ¿Ha sido tu caso? ¿Has sentido en tu interior una angustia lo suficientemente significativa durante la pandemia que te ha llevado a beber? Pues quiero que sepas que es algo normal que le ha pasado a mucha más gente.

Los peligros que vinieron después

Una vez que el encierro terminó, vino otra parte que, en principio, tendría que ser más sencilla de llevar, pero que no lo fue del todo: la desescalada. Los bares abrieron y todo se inundó de grupos que querían recuperar deprisa y corriendo la vida social y la felicidad de la que no habían podido disfrutar. Entonces todo se concentró mucho más en los bares.

Ahí fue cuando el problema que se había empezado a crear en el hogar pasaba ahora al exterior, a la vida social. Si primero volvías a beber por estar solo, ahora volvías a beber porque todo el mundo a tu alrededor lo estaba haciendo.

¿Cómo puedes notar cuando esto se convierte en un problema? Pues, principalmente, lo es cuando empiezas a desatender tus responsabilidades por ir a beber. Este es el síntoma más preocupante. Cuando ves que tu vida diaria está o ha empezado a estar interrumpida ante este tipo de situaciones o planes, que siempre incluyen alcohol, entonces lo mejor es tratar de cambiar las cosas.

Terapia de grupo online: la mejor alternativa

¿Cómo puedes ayudarte a cambiar? ¿De qué forma dar el primer paso? Esta pandemia ha puesto de manifiesto algo evidente: lo online y telemático funcionan perfectamente y te permiten tener contacto con personas y profesionales que se encuentren en cualquier lugar del mundo. Por lo tanto, es fundamental que tengas una red de apoyo (estén donde estén) y que cuentes también con profesionales competentes que te ayuden a superar este trance. Por eso, la terapia de grupo online puede ser tan recomendable para tu situación.

En definitiva, si quieres iniciar el camino de la autoayuda para dejar de beber, lo único que tienes que hacer es identificar por lo que estás pasando y buscar profesionales que te ayuden a superar este bache.